Etiquetas

, ,

Javier Bello Alcalde de Alcalá de Henares, entre el Concejal Marcelo Isoldi y José Luis Huertas, empresario imputado en la trama Púnica y administrador de Waiter Music

José Luís Huertas, ahora detenido en la Operación Púnica, fue el promotor de uno de los polémicos conciertos benéficos de Javier Bello

 En contra de lo afirmado por el Alcalde, fue el propio Javier Bello quién abrió las puertas del Ayuntamiento de Alcalá de Henares a la empresa Waiter Music, cuyo administrador, José Luís Huertas, figura entre los detenidos en el marco de la operación púnica. Meses antes de la adjudicación del contrato para las actuaciones artísticas del año 2013, Waiter Music fue la promotora del polémico concierto de Hombres G a beneficio de la Fundación Arco Iris, en el que se gastaron 21.947,46 euros en publicidad y solo se recaudaron finalmente 4.044 euros.

En la propia página del Ayuntamiento, se indica que la promotora del concierto fue la empresa Waiter Music, y el propio Alcalde, Javier Bello aparece con el ahora detenido, José Luís Huertas, sujetando el cheque por importe de 4.044 euros motivo de polémica. Por aquellas fechas, la buena sintonía entre el Alcalde y la empresa era tal, que la portavoz del Partido Popular, Marta Viñuelas, y varias personas del entorno cercano a alcaldía, asistieron en lugar preferente e invitadas por el administrador de Waiter Music, al concierto que David Bisbal ofreció en el Casino de Aranjuez el 22 de junio de 2012. Pocos meses después, Waiter Music fue la adjudicataria por procedimiento urgente, del contrato por importe de 425.000 euros para el Servicio de Contrataciones Artísticas 2013, y de las actividades artísticas de la Semana del Mayor, por otros 40.000 euros.

UPyD denunció en su día el escándalo de los conciertos presuntamente benéficos organizados por el Partido Popular en Alcalá de Henares, en los que se recaudaba únicamente una fracción de los gastos que generaban, sobre todo por inserciones publicitarias en medios afines al propio PP.  En otro concierto de estas características, esta vez a beneficio de los damnificados por el terremoto de Haití, se gastaron casi 50.000 euros en la organización y la publicidad del evento, cuya recaudación todavía no ha podido ser localizada. A raíz de estos hechos, se abrió una comisión de investigación y fue cesado un funcionario de festejos próximo a alcaldía.