Publicado  en La Información de Madrid el 15 de Enero de 1995, escrito por Rosa María García

Prosiguen las investigaciones para aclarar la muerte de Jesús González Arranz, el indigente que, según su mujer, sufrió un infarto debido al susto que se llevó cuando el policía con el que discutía desenfundó una pistola.

Según fuentes policiales, el agente Álvaro P. R. ha reconocido haber mantenido una disputa con el fallecido e incluso haber sacado una pistola, pero sin llegar a desenfundarla. La mujer del fallecido se reafirma en que sí sacó un arma “aunque no sabría decir si es de verdad o de juguete”.

Rosa María continúa durmiendo en la furgoneta en la que hace cuatro años vivía con su marido. La hija de la mujer e hijastra de Jesús González, Alicia, de 13 años, podrá salir del Centro de Acogida de Menores en el que reside para ver a su madre durante los fines de semana.

El Ayuntamiento de Alcalá corrió con los gastos del entierro del fallecido y ha ofrecido ayuda a su viuda. Además, la Asociación de Vecinos Sin Casa se ha prestado para buscarle a Rosa María servicios jurídicos y facilitarle un hogar.

El caso de este matrimonio ha provocado reacciones en otros casos similares al de la familia González. 16 familias con problemas de indigencia acudieron ayer al Ayuntamiento de Alcalá para pedir viviendas de bajo alquiler. Son casos como los de Carmen Calzado, que no puede seguir pagando 44.000 pesetas de alquiler, el de Antonia Hernández, a punto de ser desahuciada o el de José Pérez, que vive en un coche. A todos ellos, el Consistorio les ha instado a presentar la documentación para poder acceder a las ayudas financieras del Plan de Choque, la única manera de optar a una vivienda de forma provisional hasta que lleguen las de promoción social.

 

Anuncios