Escrtito por Rosa María García y publicado en la Información de Madrid el 20 de Diciembre de 1994.

El concejal de Urbanismo se querella contra IU

Las reacciones del equipo de gobierno socialista a las acusaciones de Izquierda Unida sobre las implicaciones de técnicos municipales en el caso de los anónimos no se han hecho esperar. El alcalde Florencio Campos y los concejales de Obras y Servicios, Crescencio Vicente y José Macías, han afirmado que la actuación de Javier Ocaña, portavoz de IU, responde a una maniobra de éste para alcanzar cotas de poder y conseguir encabezar la lista de la coalición en las próximas elecciones municipales.

Las medidas que va a adoptar el alcalde Florencio Campos pasan por los juzgados. Los servicios jurídicos municipales estudian enviar al juez o al fiscal las declaraciones de Javier Ocaña, en las que daba a conocer tres presuntas irregularidades, sin citar el nombre de los técnicos que las cometieron. “Ya que él no se atreve a llevar el asunto a los tribunales, y sabemos por qué, lo llevaré yo para que, si el juez lo estima oportuno, le llamen a declarar; y que diga delante de ellos lo que dice saber”, afirmó Campos.

Por su parte, el concejal de Obras y Servicios, José Macías, aseguró que él personalmente llevara también a los tribunales al portavoz de IU por acusarle de estar permitiendo irregularidades. “El iluminado Javier Ocaña se ha pasado pero bien, y el que se pasa se tiene que atener a las consecuencias; en el pleno se va a mear de gusto. Voy a ir al juzgado a decirle que es un listo y un demagogo”, afirmó Macias.

Campos aseguró que las pretensiones de Javier Ocaña son una “sandez”, sobre todo en lo tocante a saber la composición del consejo de administración de todas y cada una de las empresas a las que se conceden licencias.

Anuncios