Etiquetas

, , , , ,

José Carlos Canalda también ha estudiado la obra de Víctor Manzano y Mejorada situada en el Ayuntamiento de Alcalá de Henares.

Dentro del importante, y lamentablemente poco conocido, patrimonio artístico que atesora el edificio del Ayuntamiento, se cuenta un cuadro de gran formato (3,60 metros de largo por 2,25 de alto) que representa un episodio de la vida del cardenal Cisneros, no documentado históricamente, según el cual, a poco de asumir la regencia de Castilla tras la muerte de Fernando el Católico en 1516, éste recibió la visita de varios representantes de la alta nobleza castellana los cuales, de forma insolente, cuestionaron su legitimidad para asumir este importante cargo.

Como única respuesta, el prelado les habría conducido frente a un balcón que se abría al exterior y, mostrándoles las tropas acampadas frente a su residencia madrileña, les habría dicho: “Señores, éstos son mis poderes”.

Cierta o no, esta leyenda sirvió para inspirar al autor del cuadro, el madrileño Víctor Manzano y Mejorada, nacido el 11 de abril de 1831 y fallecido, también en Madrid, el 11 de octubre de 1865. Tras estudiar en la Academia de Bellas Artes de San Fernando, Manzano amplió sus estudios en París y Roma, y de vuelta a nuestro país cultivó el retrato, el grabado y, como tantos otros pintores contemporáneos suyos, la pintura histórica que tan popular fue dentro del romanticismo español, ejerciendo asimismo como pintor de cámara del infante Sebastián Gabriel de Borbón y como profesor de la Academia de San Fernando.

A causa de lo prematuro de su muerte cuando contaba tan sólo con 34 años, su catálogo no es demasiado extenso. En su ficha del Museo del Prado se citan alrededor de una docena de obras propiedad de esta pinacoteca, a las que hay que sumar un retrato de Ramón Mesonero Romanos conservado en el Museo Municipal de Madrid, el grabado Don Quijote leyendo libros de caballería en su estudio, del Museo Cerralbo, un Retrato de dama del Museo del Romanticismo, Los Reyes Católicos administrando justicia -quizá su obra más conocida- del Palacio Real de Madrid, y La familia de Antonio Pérez yÚltimos días de Felipe II, cuyos paraderos actuales desconozco.

A éstos hay que sumar el ya citado del Ayuntamiento complutense, cuyo título real es Cisneros y los grandes aunque, popularmente, se le ha venido conociendo con el ya citado de Éstos son mis poderes, y también otro de especial interés para los alcalaínos, puesto que su temática es cervantina: se trata del lienzo titulado Últimos días de Cervantes, de 1,12 × 0,94 metros, fechado en 1858 y en depósito en el Museo de Jaén, aunque es propiedad del Museo del Prado.

Centrémonos en el alcalaíno. Aunque la ficha del Museo del Prado no da información acerca del año en el que fue pintado, la página web del Centro Virtual Cervantes lo data en 1864, tan sólo un año antes de la muerte de Manzano, por lo que cabe suponer que ésta fuera una de sus últimas obras. Propiedad del Museo del Prado se encuentra en Alcalá en calidad de depósito, y pese a que desconozco la fecha en la que pudo llegar a nuestra ciudad, sin duda fue hace ya mucho tiempo. Actualmente se encuentra situado en uno de los pasillos de la primera planta del Ayuntamiento, entre el despacho del alcalde y el Salón Noble, y su ubicación, unida a su gran tamaño, hace que resulte muy difícil fotografiarlo, dado que la estrechez del pasillo impide hacerlo de frente.

Por esta razón no es nada fácil encontrar una buena fotografía suya. La que reproduzco aquí fue realizada por Fernando Fernández Maquieira por encargo del Museo del Prado, y según tengo entendido fue preciso tomar varias fotografías parciales para luego ensamblarlas informáticamente, restituyéndose la integridad del lienzo. En cualquier caso el resultado fue magnífico, y merece la pena apreciarlo sobre todo teniendo en cuenta, vuelvo a repetirlo, que esta obra es una de las muchas ilustres desconocidas del patrimonio artístico complutense, estando dedicada además a una de las principales figuras de nuestra historia.

© José Carlos Canalda

 

Anuncios