Etiquetas

No me gusta parecer un “especialisto” ni una conciencia cojonera, pero no sé si será por la crisis o por la decadencia actual de la sociedad, pero cada día salen más trapos sucios. Tampoco voy a desvelar mi currículo; será ancho o estrecho según quien lo mire.

Últimamente me siento muy indignado por las falsedades que muchos políticos vierten sobre sus currículos académicos. Hoy he leído en el diario el Mundo como la siempre pizpireta Pilar Rahola, se ha echado unas alegrías para el coleto/ego personal y ha dejado correr el rumor, bueno, ha mentido en el currículo publicado en su propia web, sobre su carrera académica. Una mera licenciatura se había convertido en un super doble doctorado , que ha resultado ser “honoris causa” merced a la firma de una inexistente – para el sistema educativo de ese país- entidad educativa chilena………….

No sé si esto no es peor que las tesis doctorales de los políticos germanos, a los que sus “pequeños plagios” les han costado el puesto. Así como el que no quiere la cosa, la alternativa socialista, Carmen Chacón, tampoco tuvo problema en dejar correr el bulo sobre su doctorado en derecho constitucional. Eso sí, ahora me he enterado, que un doctorando es el que empieza el doctorado, aunque se quede en el camino, sin ni tan siquiera finalizar una primera parte de éste. Hoy en día ser doctorando y doctorado, es lo mismo para muchos, pero yo creo que no, porque pagar las tasas no es lo mismo que aprobar el examen.

Corren incluso rumores sobre ciertos concejales de nuestra corporación que llevan años jactándose de Licenciaturas que son inexistentes. No pasa nada, con decir que nos queda una asignatura para acabar la carrera……… pues casi lo mismo que si tuviésemos la licenciatura…… esto es España y Luis Roldán ha sido ejemplo para muchas generaciones de políticos. Los españoles somos tan Quijotes que consideramos más “pelotudo” al pícaro holgazán que miente en el currículo, que al honesto trabajador.

Pero claro, jactarnos en público de que somos Licenciados sin serlo, es diferente para un funcionario público. Un servidor público tiene una responsabilidad mucho mayor que la de un currito que miente en su currículo para que le nombren jefe de grupo.

Con ésto quiero llamar la atención sobre el curriculo de los líderes juveniles de las formaciones locales. Creo que no hay que ser ningún lince para darse cuenta de lo que tenemos entre manos.

Me he molestado en echarle un ojillo al curriculo de algunos de estos líderes, y me encuentro hasta con casos de “líderes juveniles” que a los veintitantos no han acabado ni la Enseñanza Secundaria Obligatoria.

Resulta muy gratuito leer un libro de Marx, y predicar a ojos ciegos el Marxismo, o leer los postulados de Adam Smith y ser un firme partidario del Capitalismo. Eso no es cultura, eso es manipulación burda e interesada, y una manipulación que es consecuencia directa de la incultura. Vivimos en una ciudad en la que estamos acostumbrados a ver como algún que otro juntaletras con ínfulas y poca preparación, engatusa con su manejo de la palabrería barata a los cuatro ilusos que se creen a pies juntillas las dos o tres sandeces interesadas que sueltan estos “Dioses de la comunicación”.

Buena parte de esos jóvenes “incultos”, quieren hacerse un hueco para dirigir nuestra ciudad, nuestra Región o España. No se puede hablar de Marxismo o Capitalismo sin conocer el entorno, los movimientos sociales de la época en que tuvieron su génesis, o sencillamente sin unos conocimientos mínimos de economía, y eso, sólo se puede conseguir ESTUDIANDO CON LOS CODOS BIEN PUESTOS ENCIMA DE LA MESA, Y SUPERANDO UNOS EXÁMENES QUE ACREDITEN ESOS CONOCIMIENTOS. Los jóvenes de hoy en día no pueden excusarse en cortapisas económicas, laborales o sociales para justificar su carencia de formación.

Por contra, nuestros jóvenes mejor preparados, los intelectualmente capaces para elegir entre Marxismo y Capitalismo, no podrán dirigir ni nuestra ciudad, ni nuestra Región ni España, porque tendremos que buscarlos en Alemania, Gran Bretaña o EE.UU que es donde tienen que emigrar los talentosos y hacendados españoles que quieren tener una oportunidad en la vida.

El gris y holgazan jovenzuelo español busca la manera de enchufarse un salario de 50.000 lereles a costa de los impuestos de los paganos, que no podemos elegir, y que nos limitamos como borregos a presentar una papeleta en la urna cada cuatro años.

Evidentemente los jóvenes complutenses no podían ser la excepción a esta regla.

Lo de siempre, tenemos lo que nos merecemos.

El alcalaíno impenitente.

elalcalainoimpenitente@outlook.es