Con la baja de Rodrigo Navas por lesión y con cambios en el once titular, afrontaba la RSD Alcalá la siempre complicada salida para enfrentarse al Rayo Vallecano B.

De esta manera con Aarón en la portería y con el jugador del filial Manu Díez en el lateral zurdo como principales novedades, el Alcalá salió decidido desde el primer minuto a buscar el gol para encontrar los tres puntos que entre unas cosas y otras se le resisten a los de Jorge Martín de San Pablo en este inicio de temporada. Un deseo que empezaba a convertirse en realidad en el minuto 5 después de que una brillante asistencia de Dani Ponce, la aprovechara Mario en el segundo palo para adelantar a los rojillos (hoy de azul) y brindar una tempranera alegría a los aficionados del Alcalá que se daban cita en la ciudad deportiva rayista (0-1). Pero una vez más y pocos minutos después, un «detalle» arbitral volvió a influir en el devenir del partido después de que una arrancada de Dani Ponce, encarando en solitario al meta local, se veía truncada por un claro agarrón de un defensor rayista que el árbitro Sr. Gonzalez Oliva sorprendentemente dejó sin sanción y que, aplicando el reglamento, hubiera supuesto dejar en inferioridad numérica al equipo local en el minuto 12, estando por detrás en el marcador y con 78 minutos por delante (ver la imagen de portada). Acto seguido y tras las lógicas protestas rojillas, llegaría el gol del Rayo Vallecano B, después de que el delantero Marc aprovechara un balón cruzado en la frontal del área pequeña para enviar el cuero a la red en el minuto 19 y empatar el partido (1-1), resultado con el que posteriormente y sin claras ocasiones de gol llevaría a los dos equipos al descanso.

Tras el intermedio, con los dos equipos buscando dominar la situación, y el árbitro en plan «querer agradar a todos», fueron llegando las ocasiones.  En el Alcalá la entrada de Hervías y sobre todo de un muy activo Fran Pastor por banda izquierda, le ofrecía al equipo un plus de movilidad ofensiva, mientras que el meta Aarón aparecía para salvar el gol rayista con una brillante estirada en el minuto 67. De ahí al final, más intención ofensiva del Rayo Vallecano y más polémica después de que el colegiado anulara un gol al central del Alcalá Rafael por mano en el remate, pero que de idéntica forma no sancionaría posteriormente a la salida de un córner en la última acción del partido, cuando el balón golpeara de la misma forma en el brazo de un defensor rayista y cuando el balón se marchaba camino de la red.

 

Anuncios