El espectáculo ha sido promovido por el Ayuntamiento de Alcalá junto a la Schola Cantorum, la Orquesta Ciudad de Alcalá y la Banda Sinfónica Complutense  

Participaron coros escolares y de adultos de la ciudad y alrededores.

El alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios, la segunda teniente de alcalde y concejal de Cultura, Turismo y Festejos, María Aranguren, y concejales y concejalas de la Corporación Municipal, asistieron el Domingo a la puesta en escensa de la obra “Carmina Burana”, de Carl Orff.

Más de 2.600 personas pudieron disfrutar de una representación única, con cerca de 600 intérpretes sobre el escenario, en un entorno privilegiado como es el Recinto Amurallado del Palacio Arzobispal, uno de los espacios más emblemáticos de una ciudad Patrimonio de la Humanidad como Alcalá de Henares.

Rodríguez Palacios agradeció “a todas las personas que han hecho posible esta representación de Carmina Burana. La cultura es esto, lo que nace desde la base, las horas de ensayo y el trabajo de más de un año para que todos y todas disfrutemos de esta maravilla”.

La representación, que consta de tres actos, fue dirigida por los directores de la Sinfónica Complutense, Francisco José Tasa Gómez, la Orquesta Ciudad de Alcalá, Vicente Ariño Pellicer, y la Schola Cantorum, Nuria Matamala Pichoto. Cada uno ha dirigido a las cerca de 600 personas en uno de los actos.

El espectáculo fue acogido por el público como un éxito, con grandes aplausos durante toda la representación y una gran ovación final.

El evento, promovido por el Ayuntamiento de Alcalá en colaboración con la Schola Cantorum, la Orquesta Ciudad de Alcalá y la Banda Sinfónica Complutense, contó con la participación de cerca de 600 personas pertenecientes a diferentes agrupaciones musicales, entre las que se encuentran la Sociedad Lírica Complutense, el coro Orquesta Ciudad de Alcalá, el CEIP Beatriz Galindo, el Colegio Calasanz, el Colegio San Joaquín y Santa Ana, Valcanto y Coro di Luna, el Coro Blume, el Coro Novi Cantores, el Coro Fundación GSD, la Agrupación Coral de Coslada y Orfeón Chamartín.

“Carmina Burana”

La cantata escénica más famosa de la música occidental se basa en 24 poemas medievales que fueron encontrados en 1803 en un códice datado entre los siglos XII y XIII que estaba guardado en un monasterio benedictino alemán. Los textos explican todo lo contrario a lo que debía ser la vida monacal ya que representan un canto a los placeres de la vida tales como comer, beber, reír, amarse, disfrutar de la naturaleza o el juego y no están exentos de críticas mordaces al clero y los gobernantes. Además, el contenido tampoco se olvida de esa fuerza del destino que tanto peso tenía en el pensamiento medieval.

 

Anuncios