Las calles de Alcalá de Henares acogieron ayer la celebración de la cuarta edición de la San Silvestre alcalaína. Esta prueba, que ha constado de un circuito de diez kilómetros por las calles de la ciudad, ha contado con la participación de 1800 corredores, que han despedido el año de una forma saludable.

La carrera ha contado con una vertiente solidaria, ya que un euro de cada inscripción se ha destinado a APHISA.

El alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios, y las concejalas Diana Díaz del Pozo y Yolanda Besteiro participaron en la entrega de premios de las distintas categorías.

 

Anuncios