Con las bajas de Pablo Rojo por sanción, y de Nanclares, Seubert, Navarro y Molino por lesión, la RSD Alcalá recibía en el Val al CD Canillas con la intención de sumar una ansiada y necesaria victoria que sigue resistiéndose pese al esfuerzo de los jugadores rojillos.

Con variación en el sistema y obligado por el lastre de bajas que sigue arrastrando el equipo, el Alcalá de Jorge Martín salía dominando y mostrando una muy buena impresión en el inicio de la primera parte. Con Gonzalo actuando de delantero centro y una banda derecha muy activa gracias a la velocidad de Huelves y a la verticalidad y chispa de un recuperado Riki que volvió a causar una grata impresión, el Alcalá dominaba el juego y tras la desafortunada lesión de Garnik para los visitantes, llegaría el gol rojillo después de que Merchán se sacara de la chistera una delicatessen que llevaba el balón al fondo de la red del ex portero rojillo Guille en el minuto 10 (1-0). Por delante en el marcador y ofreciendo buenas sensaciones, Gonzalo, Merchán y Rojas a punto estuvieron de encontrar el segundo gol, pero poco a poco el Canillas iría apareciendo en el partido y para nueva desgracia rojilla, a la media hora de juego y en el que era el primer acercamiento al área de la portería defendida por Juancho, lograba empatar después de que el lateral Fulgen se sumara al ataque y con un disparo cruzado batiera la meta del Alcalá para poner las tablas en el marcador en el minuto 30 (1-1). De nuevo un duro mazazo para los de Jorge Martín que intentaban sobreponerse con poco éxito y que pese a no pasar apuros en defensa, perdían el control del partido. Mani estuvo a punto de marcar en el saque de una falta, pero el resultado no se movería mandando a los dos equipos al descanso.

Tras el intermedio, Del Valle sustituía a Jorge Rojas y el Alcalá intentaba llevar de nuevo la iniciativa, pero el Canillas ya se había enchufado al partido y una buena disposición sobre el terreno de juego le bastaba para abortar todos los intentos ofensivos de un Alcalá que lo daba todo para buscar una victoria que no llegó pese a que Gonzalo en un rechace a punto estuvo de lograr un gol que la zaga visitante se encargó de desbaratar bajo palos. Al final el Alcalá terminaría pidiendo la hora ante el empuje de un Canillas que no renunciaba a encontrar el gol y ante la ansiedad de los jugadores locales que pese a ver que un domingo más no caían derrotados, no terminan de encontrar las victorias que les permitan afrontar cada partido con la tranquilidad necesaria para salir de la crisis de resultados en la que el equipo se encuentra inmerso en esta primera vuelta del campeonato.

 

 

Anuncios