Tras meses de gestiones y estudios y con el vertedero de Alcalá de Henares muy cerca de colmatarse, el grupo de concejales del PP pide a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, que sea solidaria permitiendo el vertido de la Mancomunidad del Este en  Valdemingómez hasta que la nueva planta de Loeches esté lista, en un plazo de, aproximadamente, un año.

El concejal del Partido Popular, Marcelo Isoldi, ha señalado que “la propuesta que ha lanzado la Comunidad de Madrid es la más responsable, en la que se contempla que los residuos de la Mancomunidad del Este vayan al vertedero de Valdemingómez, tras la negativa de los municipios del Sur que no tienen capacidad para asumirlo, y teniendo en cuenta que es la opción más razonable en cuanto a distancia, en cuanto a coste, incluso medioambientalmente, el impacto de la huella de carbono también es menor”.

Isoldi ha declarado que “se está intentando llegar a un acuerdo con el Ayuntamiento de Madrid, que son los titulares de la incineradora de Valdemingómez, y, aunque de momento no ha habido una respuesta oficial, parece que no están siendo muy receptivos”. Para el edil complutense, “esa solidaridad entre municipios debería existir, máxime teniendo en cuenta que, como la propia Comunidad de Madrid ha avanzado, todo esto sería un periodo transitorio, que no se iría mucho más de un año y toda esa cantidad de residuos que se haya llevado allí, podría volver en la misma cantidad a la nueva planta de tratamiento de residuos que se está ya empezando a construir en el término municipal de Loeches”.

“Hay un problema que resolver por distintas circunstancias – ha declarado el concejal popular – y puede llegar a afectar a la salud pública, y creemos que la menos problemática y la más razonable sería el vertido en Valdemingómez”.

Anuncios