Dos equipos que venían de pelear por el Play Off en las últimas temporadas se veían las caras en el Val con la urgencia de conseguir sumar una victoria que les permitiera a ambos asentarse en la zona tranquila de la tabla clasificatoria para seguir mirando hacia los puestos altos de la misma.  De esta manera el Alcalá se presentaba a un complicado partido con las bajas de Molino, que recibía un bonito gesto por parte de sus compañeros mostrando en la foto oficial del partido una camiseta con su nombre tras volver a recaer de su lesión en la rodilla, de Juancho, Riki, Edu Prieto y Moha, el cual recibía en los prolegómenos del partido de manos de la Peña El Marcador del Val, el Trofeo que le acredita como mejor jugador de la pasada temporada 2017/18 para la Peña Rojilla.

Con estos alicientes el partido, falto de buen juego, sí ofrecería buenas dosis de emoción e incertidumbre por la necesidad de los puntos. Con mejor salida del Pozuelo pero sin generar peligro, el Alcalá iría poco a poco metiéndose en el partido y con Nanclares y Navarro midiendo en la estrategia al portero visitante Nacho Gil que reaccionaba siempre con acierto.

Tras el descanso el Alcalá saldría más decidido a buscar el gol de la victoria y a punto estuvo Del Valle de conseguirlo tras un remate de cabeza que se marchaba fuera. Pero a perro flaco…y en una faceta defensiva en la que el Alcalá viene siendo muy solvente esta temporada, esta vez se tornaría en tragedia después de que un gran error tras una indecisión defensiva en la salida de balón, le permitiera a Hugo adelantar al Pozuelo en el marcador en el minuto 78 (0-1). Un duro mazazo para la parroquia rojilla que veía peligrar un partido que pudo maquillar el equipo de Jorge Martín a base de coraje y después de que una certera pared entre Merchán y Nanclares permitiera al segundo hacer, con la calidad que atesora, el gol del empate en el minuto 86 (1-1) . El tanto motivó al Alcalá ante un Pozuelo que acusaba el esfuerzo y que a punto estuvo de ver como se quedaba sin el empate de no haber sido porque un remate de cabeza de Seubert se marchara alto cuando lo tenía todo para darle al Alcalá un victoria que hoy se había merecido.

 

Anuncios