Tanto vecinos como comerciantes se quejan de la nueva ubicación de los puestos.

Por primera vez en 20 años, el próximo lunes, día 8 de octubre, se anulará la venta ambulante, con motivo del Mercado Cervantino.

Los cortes de tráfico en una vía tan importante afectan a todos los vecinos, que están teniendo retrasos de hasta hora y media en los autobuses que van y vienen de Madrid, y, además, están ocupando a la mayoría de los efectivos policiales de la ciudad.

El portavoz del grupo de concejales del Partido Popular en Alcalá de Henares, Víctor Chacón, ha denunciado la falta de planificación del Tripartito, también con respecto al mercadillo de los lunes que, con cerca de 300 puestos, es el más grande y el que más clientes recibe en la ciudad y que, sin embargo, parece no contar con todo el apoyo del Equipo de Gobierno.

Para Chacón, “el cambio de ubicación, la nueva disposición de los puestos, los cortes de circulación y, para colmo, la anulación para el próximo lunes, nos hacen creer que el objetivo de este equipo de gobierno es eliminar este mercadillo que supone una de las pocas alternativas de los vecinos del centro para comprar productos frescos”.

Los problemas de tráfico que está generando la nueva ubicación, que obliga a bloquear más de 6 accesos durante un total de 11 horas cada semana, afectan no sólo a los usuarios y comerciantes del mercadillo, sino también a todos los alcalaínos, que están llegando a sufrir cerca de hora y media de retrasos en los desplazamientos a Madrid.

Junto a esto, los problemas de seguridad: Además de la gran cantidad de tráfico que sigue soportando la Ronda del Henares en los dos carriles que han dejado operativos tras los puestos, la retirada de las vallas de seguridad del Colegio Iplacea, que supone un peligro para los padres y alumnos del colegio, pero también para cualquier peatón que pase por la zona, ya que se han dejado bordes cortantes en los anclajes de las vallas.

En todo caso, la vida cotidiana de la ciudad y el funcionamiento del propio mercadillo se han visto afectados con el cambio de ubicación que, en opinión de los propios comerciantes, ha repercutido negativamente en las ventas, reduciéndolas hasta en un 60%. Según explica el portavoz popular: “el recorrido para completar toda la superficie del mercadillo ha subido hasta los cerca de 2 kilómetros, contando con que han ampliado el espacio entre los puestos, lo que hace que muchos de los clientes no lleguen a los comercios que se sitúan en los extremos”.

Chacón pide que “se presente una alternativa a presente, pero también a futuro, deberían explicarnos lo que pretenden hacer una vez que las obras estén finalizadas, ya que el antiguo recinto va a cambiar su distribución y, por tanto, tendrá que hacerlo también el mercadillo”

 

 

Anuncios