Los populares complutenses llevarán una moción al Pleno de mañana para debatir la libertad de elección de las familias en el tipo de enseñanza que quieren para sus hijos, recogida en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en la Constitución Española.

En la ciudad complutense contamos con 15 centros concertados en los que estudian en torno a 12.000 alumnos, lo que supone un 37% del total de los escolares alcalaínos.

El Grupo de Concejales del Partido Popular llevará al Pleno Municipal de mañana una moción relativa al apoyo de la Educación Concertada como garantía de los Derechos Fundamentales recogidos en la Constitución Española y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, cuyos textos reconocen el derecho de los padres a escoger qué tipo de Educación que quieren para sus hijos.

El concejal popular Francisco Bernáldez ha recalcado “la defensa e impulso de la Educación Pública por parte del Partido Popular, no solo en nuestra ciudad sino en toda la Comunidad de Madrid, donde siempre que se ha tenido responsabilidades de gobierno se han creado nuevos centros, se han consolidado los existentes, se ha apostado por la Educación Bilingüe y la enseñanza de calidad”.

Los datos refrendan la necesidad de las familias de contar con la posibilidad de elegir el centro que se adecúe a sus necesidades, en la Comunidad de Madrid durante el pasado curso escolar el 54% de los alumnos estuvieron escolarizados en centros públicos, el 30% en concertados y el 15% en privados. En Alcalá de Henares son 12.000 los alumnos que cursan sus estudios en alguno de los 15 centros concertados, un 37% del total de los escolares complutenses.

En palabras de Bernáldez, “estos datos ponen de manifiesto que los centros educativos concertados y privados son complementarios de los públicos y garantizan que las familias y los alumnos puedan ejercer plenamente su derecho a la educación y a la libre elección de centro educativo consagrados en nuestra Constitución”.

“Frente a esta realidad legal y social –ha declarado el edil popular- la Ministra de Educación, en su comparecencia el pasado 11 de julio en el Congreso de los Diputados, expuso como prioridades del actual gobierno de España en materia educativa la modificación de la LOMCE para eliminar la demanda social como criterio para la asignación de plazas concertadas – un objetivo que reitero el pasado 4 de septiembre- y la supresión del carácter académico de la asignatura de Religión”.

No es la primera vez que el Partido Socialista ataca a la educación concertada y a aquellos centros que, con su oferta formativa y pedagógica, permiten a los padres elegir la educación que, de acuerdo a sus principios y valores, consideran más adecuada para sus hijos. Frente a estas actuaciones, el Tribunal Supremo y el Constitucional, han avalado el mantenimiento de los centros concertados si hay demanda social así como la existencia de la educación diferenciada y su financiación pública.

Por ello, el grupo de concejales populares solicita que “se manifieste el rechazo firme y expreso del Pleno a que se elimine el criterio de demanda social para la asignación de plazas concertadas, puesto que supone un ataque directo a la libertad de elección de familias y alumnos y que inste al Gobierno a que se comprometa a velar porque el Sistema Educativo garantice el derecho de elección y reconozca la libertad de enseñanza”. Asimismo, el PP quiere instar al gobierno a que antes de realizar cambios en el Sistema Educativo se llegue a un Pacto de Estado en Educación.

 

Anuncios