El alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios, junto a la concejal de Educación, Diana Díaz del Pozo, el delegado/a del Rector para Cultura y Ciencia, José Raúl Fernández del Castillo, y representantes del Colegio Calasanz, firmaron ayer el “Compromiso de Adopción” de los patios de la Universidad de Alcalá. El acto se incluye en el programa “La Escuela adopta un Monumento”, organizado por la Concejalía de Educación de Alcalá de Henares.

Con la adopción de este monumento, el colegio Calasanz se compromete a fomentar entre los escolares el  conocimiento, respeto y cuidado de dichos patios, contribuyendo con ello a la difusión y protección del patrimonio cultural y monumental de Alcalá de Henares.

El proyecto “La Escuela adopta un monumento” nació en Nápoles en 1992. Desde entonces se ha desarrollado en numerosas ciudades europeas. En Alcalá de Henares, los colegios San Felipe Neri, Pablo Neruda, Antonio Nebrija y Cardenal Cisneros han adoptado ya la Biblia Políglota, el Museo Cisneriano del Palacio Laredo, la fachada del Colegio Mayor de San Ildefonso y el Claustro del Antiguo Convento de San Juan de la Penitencia, respectivamente.

 

Anuncios