El Boletín Oficial del Estado del pasado sábado 19 de mayo publicaba el Real Decreto 293/2018, de 18 de mayo, sobre reducción de consumo de bolsas de plástico y por el que se crea el Registro de Productores.

La sociedad española ha dado pasos hacia la sustitución definitiva de este consumo: en España se consumían 317 bolsas por habitante y año en 2007 y este consumo se ha reducido a 144 en 2014, pero no resulta suficiente y, mediante este Real Decreto, se extienden sus efectos a toda la cadena de consumo incluyendo el comercio minorista, grandes almacenes, distribución por internet y el resto de la cadena de consumo.

En virtud de esta nueva normativa, a partir del 1 de julio de 2018 se deben cobrar todas las bolsas. Se exceptúan las bolsas muy ligeras que se suministran como envase primario para alimentos a granel (necesarias para evitar el desperdicio alimentario) y las bolsas gruesas que tengan un porcentaje de plástico reciclado igual o superior al 70%, para fomentar el uso de plástico reciclado.

Además, desde el 1 de enero de 2021 quedan prohibidas las bolsas de plástico ligeras y muy ligeras. Se exceptúan las bolsas compostables, acompasando así la obligatoriedad de que las bolsas de plástico ligeras y muy ligeras sean sólo compostables con la plena implantación de la recogida separada de la fracción orgánica de los residuos municipales. De esta forma, las bolsas compostables, cuyo tratamiento más adecuado se realiza a través de procesos biológicos, se gestionarán conjuntamente con la fracción orgánica presente en los residuos municipales y así se evita que se puedan mezclar con otros flujos de residuos como los de envases de plástico.

Además, y para avanzar hacia una economía circular, desde el 1 de enero de 2020 las bolsas de plástico gruesas deberán contener al menos un 50% de plástico reciclado, para promover el uso de plástico reciclado. Asimismo, se prohíben las bolsas de plástico fragmentable, por su contenido en aditivos que suponen un alto impacto ambiental.

También se prevén medidas en materia de concienciación y sensibilización ciudadana para informar sobre el contenedor en el que deben depositarse los residuos de las bolsas de plástico, compostables y no compostables y sobre los efectos nocivos que supone el abandono de los plásticos en el medio ambiente.

El precio orientativo de las bolsas de plástico recogido en el nuevo Real Decreto oscila entre los 5 céntimos de euro para bolsas de espesor inferior a 15 micras, 15 céntimos de euro para las bolsas de espesor entre 15 y 50 micras y 10 céntimos de euro para las bolsas de espesor igual o superior a 50 micras, pero cuyo contenido de plástico reciclado sea igual o superior al 50% e inferior al 70%.

En cuanto al Registro de Productores, estará adscrito al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, y contará con una sección dedicada a los fabricantes e importadores de bolsas de plástico, para cumplir con la obligación de remitir anualmente la información sobre bolsas puestas en el mercado por los fabricantes a la Comisión Europea y saber lo que se pone en el mercado y su evolución. De esta forma se podrá conocer la efectividad de las medidas puestas en marcha y, en su caso, plantear nuevas soluciones.

La Concejalía de Medio Ambiente consciente de que los productos de un solo uso tienen costes económicos, materiales y ambientales en su extracción y gestión, trabaja desde hace años por la reducción, reutilización y reciclaje de materiales y ha desarrollado campañas de entrega de bolsas de tela, adelantándose así a esta medida y proporcionando una alternativa a la ciudadanía.

 

Anuncios