Simon Manley, embajador de Gran Bretaña en España, impuso la Medalla de Oficial de la Orden del Imperio Británico a Fernando Galván, exrector de la Universidad de Alcalá (UAH) y catedrático de Filología Inglesa, en un acto que tuvo lugar el pasado 25 de abril en la residencia del embajador en Madrid.

Con esta distinción, fundada en 1917 por el Rey Jorge V y que en la actualidad concede la reina Isabel II, se reconocen los esfuerzos de Galván porfortalecer los lazos entre España y Gran Bretaña en el ámbito educativo, y por impulsar el conocimiento del idioma inglés y de la cultura británica en la Universidad de Alcalá con actividades como el ciclo ‘Diálogos hispano-británicos entre Shakespeare y Cervantes’ (con los que la UAH conmemoró en 2016 los 400 años del fallecimiento de ambos escritores).

La Medalla premia además el apoyo que Galván ha prestado a lo largo de su carrera al British Council (institución pública que difunde la cultura y lengua inglesas en todo el mundo), impulsando el Máster Oficial en Enseñanza del Inglés como Lengua Extranjera, impartido conjuntamente por esta institución y la UAH, y creando el Centro de Estudios Británicos en la Universidad. Este Centro recibió la biblioteca de literatura y cultura inglesas del British Council, a la que han podido acceder miles de estudiantes universitarios. También reconoce los esfuerzos del exrector de la UAH por homogeneizar la acreditación de la enseñanza del inglés en España.

‘Es un orgullo y un gran honor recibir esta distinción por múltiples razones’, aseguró Galván al recibir la Medalla de Oficial, concedida a otras 12 personas no británicas en 2017. Primero, porque siendo una de las condecoraciones más prestigiosas del mundo, es también una de las más ‘democratizadas’, y  porque ‘en raras ocasiones se concede a ciudadanos no británicos, y sé que con el rango de oficial ha habido muy pocos españoles que la hayan recibido en los últimos diez o doce años’. Para Galván, que uno de esos escasos españoles fuera Patricia Shaw, catedrática de Filología Inglesa en la Universidad de Oviedo y considerada la ‘madre’ de esta disciplina en España, es además un motivo ‘de especial orgullo’.

Fernando Galván tuvo palabras de agradecimiento para su familia y también para el British Council, porque sin su apoyo ‘no habría conseguido la mayor parte de los logros de mi carrera académica’, y porque ha contribuido a impulsar el prestigio de los Estudios Ingleses en España y a que ‘hoy la Universidad de Alcalá se distinga entre todas las universidades españolas por su elevado nivel de internacionalización’. Para el exrector de la UAH, la Orden del Imperio Británico no es solo ‘una condecoración a mi persona, sino a cientos de estudiosos de la lengua y de la cultura británicas en España que durante décadas nos hemos esforzado por transmitir todos esos valores que hacen del Reino Unido un modelo de sociedad, de tolerancia y de democracia’ en el mundo.

 

Anuncios