El alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios, presidió ayer por la mañana  el acto de homenaje a las víctimas del 11-M en el interior de la estación de Renfe de la ciudad complutense, el décimo cuarto aniversario de los atentados del 11-M.

También asistió al homenaje el consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación de Territorio de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán, los portavoces de la corporación municipal, concejales y concejalas, autoridades civiles y militares.

El alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios, manifestó que “el 11-M es un día triste para la ciudad de Alcalá. Hace 14 años nos golpeó el terrorismo con mucha dureza. El compromiso de esta ciudad va a ser siempre con las víctimas. Hemos introducido este año una novedad en el acto: han leído un niño y una niña que nacieron en 2004, como símbolo de que ese año perdimos a muchas personas queridas pero también nació la esperanza en la forma de estos niños que hoy han leído y nos recuerdan que hay que seguir firmes contra el terrorismo, al lado de las víctimas”.

Una alumna y un alumno del Colegio Santa María de la Providencia nacidos en 2004 fueron los encargados de leer la declaración institucional de homenaje a las víctimas y sus familias.

Anuncios