Ni me he retirado, ni me he jubilado, ni he dejado de juntar letras. Sencillamente tengo mi cabeza metida en otros asuntos y no saco tiempo para juntar letras como a mí me gustaría hacer. De ahí que haya pasado por alto– de cara a mis tostones- muchos de los acontecimientos que han sacudido nuestra ciudad en los últimos meses. Como ya he dicho no voy a tratarlos, aunque tampoco los he ignorado porque les he prestado la debida atención.

Con sinceridad, estoy un poco harto de la política local. Es un bucle cíclico que se repite una y otra vez deparando siempre el mismo resultado. Antes estaba asqueado –también ahora-, pero el hartazgo supone que no me motiva escribir sobre lo mismo de manera repetida.

Si hace cuatro años los que ocupaban titulares por sus múltiples carencias en la gestión de los asuntos de la ciudad eran los conservadores, ahora son los progresistas los que ocupan su lugar.

Tanto monta, que monta lo mismo, porque seguimos teniendo una ciudad que yo considero manifiestamente mejorable. Si nuestros políticos no fuesen precisamente eso: políticos; y se debiesen a nuestra ciudad en lugar de a sus intereses propios, las cosas serían de otra manera.

Si encuentro algo que me motive lo suficiente, juntaré letras por mi ciudad, pero si el hartazgo y el asqueo me lo siguen impidiendo, no lo haré.

Hoy me ha motivado escribir sobre las pensiones, asunto que yo creo nos preocupa a todos los españoles, y que los progresistas – los socialistas- se están encargando de azuzar a su manera. No sólo lo digo yo…. las ediciones de fin de semana de los rotativos nacionales también se han ocupado del asunto en profundidad.

El sistema como tal,  es un piramidal en toda regla – ríanse los AFINSA, FORUM y similares-, ideado en un momento en el que España no era lo que es ahora.

Fue Girón de Velasco el que lo planteó y le dio forma.

La arquitectura inicial estaba pensada para los años 40, en los que España tenía una pirámide de población muy diferente a la actual. Sin embargo el sistema ha pervivido en el tiempo sin llevarse a cabo los ajustes necesarios por los cambios acontecidos en la pirámide poblacional – hemos pasado por gobiernos de todos los colores-. Setenta y dos años han trascurrido desde que en 1945 entrase en vigor el Fuero de los Españoles, que fue la norma – una de las leyes Fundamentales del franquismo- que otorgó cobertura jurídica al mecanismo de previsión social.

El sistema ha hecho bola – si una tremenda bola de nieve- puesto que durante la crisis de los 90 los engranajes dieron muestras de agotamiento, agotamiento del que se salió con el incremento de cotizaciones aportadas por los inmigrantes que vinieron a trabajar a nuestro país entre 1998 y 2008.

Pero ahora todo eso ha finiquitado . Las pensiones se cubren gracias a la aportación de créditos extraordinarios – este año 15.000 millones de lereles- que salen de los impuestos de los españolitos – no de sus cotizaciones- y cuyo destino debería ser otro muy diferente – por ejemplo desarrollar infraestructuras básicas que estimulasen la economía-.

El sistema es insostenible. Para unos, para otros y para los otros……… y los próximos dudo mucho que cobren las mismas pensiones que cobran los de ahora.

Como he escuchado por algún lado…… estaría muy bien que todo el mundo tuviese jubilaciones de dos o tres mil lereles;……… pero no puede ser, y en cierta manera me parece insolidario que los jubilados españoles salgan a la calle a pedir “su aumento” – entiendo que a nadie le gusta que le rasquen el bolsillo-. Cuando el ahora mileurista compruebe que su pensión dentro de 25 años será de un tercio de las actuales pensiones ¿Qué pasará?.

El sistema hay que recomponerlo entre todos, de ahí que me parezca demagógico y rastrero que el Sr. Pedro Sánchez use electoralmente el arma de las pensiones, cuando fue él, el primero que en 2010 voto a favor de su congelación. Demagogia y moral rastrera por parte de Pedro Sánchez que exige a Mariano Rajoy aquello que él mismo le negó a todos los jubilados españoles.

Obtener réditos electorales de algo que uno mismo se ha encargado de abonar….. dice mucho de la escasa talla moral de nuestros políticos. En la política NO todo puede valer.

Pedro Sánchez busca votos. Los electores nacidos con posterioridad a 1970 ya no son fieles al bipartidismo de socialistas y populares y beben en nuevas fuentes, por lo que buscar ese caladero puede generar ambigüedad. Sin embargo el caladero de los jubilados sigue siendo fiel al bipartidismo, y sólo ve rojo o azul, de ahí que sea la apuesta elegida por Pedro Sánchez para incrementar su escuálida base electoral. Busca hacer daño precisamente entre el electorado más fiel a los azules, pretendiendo además que ese electorado pase directamente a los socialistas.

Parece ser que el de Pozuelo de Alarcón, ha hecho suyos muchos de los mandamientos considerados por Maquiavelo como necesarios para alcanzar al poder, pero siguiendo también a ese gran maestro que es Gabriel Tortella, creo razonable justificar que es precisamente la presencia de Pedro Sánchez a los mandos del PSOE, la que permite que alguien tan falto de carisma como Mariano Rajoy se perpetúe en la Moncloa.

Cierto, tenemos lo que nos merecemos y el siempre sabio refranero español dice con tino “eramos pocos y nos parió la……”

El Alcalaíno Impenitente.

Anuncios