Creo que hoy es el día en el que todos los que nos consideramos españoles tenemos que sentirnos orgullosos de serlo, le pese a quién le pese y aunque haya sido por una payasada como la pantomima del 1-O en Cataluña.

No soy amigo de las muchedumbres, de ahí que no haya participado en ninguna de las manifestaciones que se han celebrado, aunque tengo que agradecer el gesto de todos y cada uno de los españoles que han salido a la calle portando la bandera de la única nación española. ¿Plurinacionalismo?…. Aquí cada uno se monta la película en su propio interés – de la misma manera que se puede manipular la historia-.

Vivimos en el país de los remilgos y las mojigaterías, y si de algo tenemos que sentirnos orgullosos es de nuestra bandera. Parece mentira que pese a las amargas experiencias que España ha vivido durante los periodos en los que la República ha hecho gala del color morado, todavía haya apologetas del malva como símbolo de identidad de nuestro país.

El malva nunca ha funcionado en España, le pese a quién le pese, y estoy tratando de ser prudente para no caer en el calificativo fácil que el asunto entraña; me gustaría conocer el grado de conocimiento que esos que alardean del morado,  tienen de los periodos históricos que reivindican – y en qué situación quedó España tras esos periodos- .

Mal, muy mal por ellos, empezando por nuestro Alcalde – ¿Dónde estaba hoy Javier Rodríguez Palacios?- que no titubea a la hora de hacerse la foto fácil con el morado detrás – o al lado-, ignorando las muchas desgracias que la República  – en España la república burguesa nunca ha funcionado como tal, y siempre que hemos tenido república el sistema ha degenerado en una república revolucionaria- le ha causado a nuestra nación.

El 1 de Octubre me he sentido orgulloso de ser español, y también me he sentido orgulloso de los alcalaínos que han salido a la calle con su bandera.

Mucho tenemos que aprender de las naciones a las que queremos emular, en las que todo el mundo hace gala de su sentido patrio luciendo palmito con su bandera. Hasta en la cantonalista suiza, no hay pueblo que se precie que no exhiba con orgullo la bandera de la confederación Helvética.

El tema catalán me ha asqueado de manera supina. Me he hartado de tal manera que he terminado casi por ignorarlo. Creo que es un error seguirle el juego a los cuatro payasos de turno que buscan un protagonismo fuera de contexto.

Por circunstancias que no vienen al caso, este año he visitado Barcelona en dos ocasiones, y Gerona en otras dos……. Y especialmente en esta última he tenido la sensación de visitar Gibraltar……. Anda y que les………Creo que hablar de independentismo no es acertado, tenemos que hablar de antiespañolismo.

No voy a entrar en el análisis histórico del nacionalismo independentista catalán – del que podría hablar largo y tendido, aunque con sinceridad prefiero llamarlo provincialismo-, pero si considero fácil la solución para un conflicto como éste – si un pringado como yo tiene solución parar este asunto, es que a lo mejor el tema no es tan complicado-.

Evidentemente mi solución pasa por algo tan sencillo como el estricto cumplimiento de la ley, sin utilizar las medias tintas con las que con tanta frecuencia se contemporiza con los asuntos trufados de política.

¿Qué buscan los independentistas catalanes con este asunto?; muy sencillo: pela y victimismo. 

¿Qué hay que darles?; justo lo contrario de lo que piden. 

A los promotores del chanchullo, –pastores de un rebaño manipulado y engañado-, hay que darles donde les duele – sin buscar precisamente el victimismo-, y a los independentistas catalanes donde precisamente les duele es en la pela…. ¿no? La pela es la pela………

¿Talego?, no, no, no: Talego=victimas…. Eso sin contar que cada una de esas “víctimas” nos costaría casi 2.000 lereles mensuales…….

Pues eso; vista/juicio rápido, ley y aplicación inmediata de la pena pecuniaria – sin titubeos – …. con el embargo ipso facto de las cuentas corrientes/propiedades de los pastores del rebaño. No sólo de los promotores/políticos, también de los voluntarios que están en las mesas, de los mozos de escuadra que se han chuleado el sistema y de todos aquellos espabilados que han buscado echarnos a todos un pulso por la pela,……… la pela es la pela, ¿No?

Pues duro contra la pela, que es donde duele. Pero no contra la pela común, esa que para muchos no es de nadie y por tanto no tiene valor. Contra la pela privada, la pela propia, contra esa pela con la que hay que pagar la hipoteca, la luz, la factura del móvil, el alquiler,  o la compra en la botiga de la esquina. 

¿No les gusta a los antiespañolistas llenarse la boca con eso de que España roba? Pues eso, que sea esa misma España la que aplicando el Derecho – de la misma manera que a cualquier españolito de a pie-  les saque los cuartos…… – con la ley por delante-.

 Juicio, sanción y embargo, y veremos como a los cuatro listos de turno, se les quitan las ganas de seguir promoviendo payasadas buscando rascar la pela. ¿Se conformarán con  mantener las suyas propias………….? 

¿O no? 

Lo de siempre,

Tenemos lo que nos merecemos

El Alcalaíno Impenitente

Anuncios