Tras los trabajos de limpieza en el Caz del Henares, el consistorio ya ha planteado varias actuaciones para ayudar a mantener la calidad ambiental del río, disminuir el impacto negativo de los residuos en toda la zona de la ribera y crear un entorno favorable al desarrollo del ecosistema.

Tras las labores de restauración de la ribera del río durante la pasada primavera, los márgenes del río Henares se van a repoblar a partir del otoño con algunos árboles y arbustos autóctonos, para ayudar a que el ecosistema favorezca la regeneración natural de la flora y fauna de la zona. Con ese objetivo de ver el entorno del caz regenerado, se ha creado un vivero destinado principalmente a producir plantas para las zonas de ribera del Henares más despobladas y también a generar plantas y flores de temporada que embellezcan nuestras zonas verdes, economizando además gastos a las arcas municipales. Gracias a la iniciativa de restauración paisajística realizada, la orilla del Henares puede verse más limpia y libre de residuos, y a partir de finales de este año podrá verse más renaturalizada.

La idea de una Alcalá más verde, limpia y respetuosa con el medio ambiente ha sido la seña de identidad de esta concejalía desde que hace dos años, Alberto Egido tomara posesión del cargo de concejal en 2015. Garantizar un ecosistema sin contaminación en el que la biodiversidad y la fauna autóctona puedan prosperar son metas de este equipo de gobierno. “El vivero está en la parte posterior de la Ciudad Deportiva del Val y la idea es que las plantas y árboles que se críen allí sean transplantados en las márgenes del río, para regenerar el ecosistema de ribera y también en otras zonas verdes de nuestra ciudad, para mejorarlas”,  comenta Alberto Egido, concejal de Medio Ambiente.

Anuncios