La expedición arqueológica que dirige el profesor de la UAH, Antonio J. Morales, The Middle Kingdom Theban Project, se ha saldado con un gran éxito, ya que los investigadores han localizado en el patio de la tumba del visir Ipi, un alto cargo de la elite durante el reinado de Amenemhat I, en el Reino Medio, una cámara con un gran depósito formado por 56 jarras con productos y materiales utilizados en el proceso de embalsamamiento de este personaje.

La especialista Salima Ikram, profesora de Egiptología de la Universidad Americana de El Cairo y miembro del equipo, ha identificado un órgano momificado, el corazón, depositado en una de las jarras. La práctica de extraer este órgano de los difuntos no parece común y, por lo tanto, merecerá más investigación.

Este hallazgo ha sido una sorpresa ya que en su campaña arqueológica de 1921-1922 el egiptólogo estadounidense Herbert Winlock encontró parte de estos materiales en una cámara auxiliar situada en el mismo patio. ‘En ese momento, varias jarras, cuencos, escalpelos y una mesa de momificación fueron enviadas al Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, pero 56 jarras y los contenidos de las mismas, que los embalsamadores y sacerdotes seguramente depositaron en esta sala porque no podían acompañar al dueño de la tumba por no ser materiales ‘puros’ nunca fueron excavados hasta ahora’, señala el profesor de la UAH.

El depósito de materiales utilizados para embalsamar y momificar al visir Ipi contenía originalmente 67 jarras, varios sudarios y sábanas de lino, pañuelos y varios tipos de vendas, telas y piezas para cubrir dedos, manos, y otras partes del cádaver del difunto.  Además, el depósito también contenía unos 300 sacos de sal de natrón, aceites, arena y otras substancias, así como las tapas de las jarras y un escalpelo. Entre las piezas más impresionantes de esa colección destacan las jarras de arcillas nilóticas y margas, algunas con inscripciones del alfarero e hierático, varias vendas de seis metros de largo, un sudario usado para cubrir el cuerpo del difunto durante el proceso de embalsamamiento, un pañuelo con flecos de una longitud de 10 metros, bolsas de natron que fueron introducidas en las cavidades del cuerpo del difunto, piezas de tela que también sirvieron como paquetes internos, y una serie de vendas finas que se usaban para dedos, manos y pies.

Esta colección de materiales ofrecerá a los miembros del Middle Kingdom Theban Project ‘una oportunidad excelente para el análisis científico de estas sustancias, componentes, textiles y restos humanos encontrados en este depósito’.

 

Asimismo, su estudio ayudará a conocer el tipo de técnicas de momificación aplicadas, y los posibles actos rituales que se hubieran realizado durante el proceso porque, ‘aunque la cantidad de materiales encontrados es similar a los de la tumba del supervisor Wah (descubiertos en una cámara subsidiaria del complejo de Meketre, también en Luxor) que ahora se encuentran en el Museo Metropolitano de Nueva York, el repertorio de Ipi fue realmente utlizado en la momificación’, señala Morales.

El descubrimiento de este depósito ha ocurrido durante la tercera campaña de la expedición de la Universidad de Alcalá a Deir el-Bahari (Luxor, Egipto) en colaboración con el Ministerio de Antigüedades y el Inspectorado de Luxor.

El principal propósito del Middel Kingdom Theban Project es el estudio arqueológico y epigráfico de las tumbas de Henenu e Ipi  y de la cámara funeraria y sarcófago de Harhotep, así como la conservación y futura publicación de estos monumentos y otros localizados en Tebas (Luxor). ‘El estudio de estos monumentos y la evidencia textual, iconográfica y arquitectónica procedente de los mismos ayudará a conocer en mejor detalle esta época de reunificación política y cultural del Egipto faraónico’, estima el experto de la UAH.

 

Anuncios