Fotografía de Ciudadanos de Alcalá

La empresa gestora de la EMV ha cerrado unilateralmente la oficina, secuestrando la documentación de la misma. Desde el pasado día 9, en la Oficina de Intermediación de la Vivienda se atiende a los vecinos y vecinas que acuden preguntando por temas relacionados con la EMV.

El Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Alcalá de Henares trabaja para buscar una solución a los problemas que actualmente tiene la Empresa Municipal de la Vivienda (EMV). Cabe recordar que la EMV está formada por el Ayuntamiento de Alcalá de Henares (51% accionariado) y dos empresas: OHL (34%) y Larcovi (15%). La empresa Larcovi ha cambiado de denominación en varias ocasiones, siendo ahora “Víveme”.

El Ayuntamiento arrastra una deuda histórica con la Empresa Municipal de la Vivienda que el actual equipo de Gobierno ha tratado de solucionar desde julio de 2015. En ese sentido, el pasado mes de marzo se aprobó un calendario de pagos para saldar las deudas. Se realizó un primer pago en efectivo y en cumplimiento de dicho acuerdo el segundo pago quedó en abonarse mediante locales y plazas de garaje. Se aprobó el calendario en Consejo de Administración supeditando este segundo pago a la tasación de los inmuebles por parte del Ayuntamiento que resultó ser 370.000 euros en lugar de los 308.000 en los que había tasado Víveme.

Ante la negativa por parte de Víveme de aceptar esta nueva tasación, se celebró un Consejo de Administración en el que se les ofreció pagar en efectivo la diferencia de 60.000 euros en las tasaciones, rechazando la oferta. Igualmente se aprobó continuar con el plan de pagos aprobado y darle a la EMV la instrucción de formalizar ante notario la venta de locales y plazas de garaje ratificando la intención de abonar la deuda y cumplir los acuerdos. Es en ese momento, el viernes pasado, cuando unilateralmente y sin previo aviso procedieron al cierre de la oficina.

La empresa gestora de la EMV (Víveme) ha incurrido, para el Ayuntamiento, en una serie de irregularidades que pueden constituir delitos de varios tipos. En primer lugar, secuestro documental de toda la documentación, legal y bancaria, que hay en la oficina de la EMV. En segundo lugar, el cierre unilateral, por parte de la empresa gestora, de la oficina, que también ha supuesto dejar en una anómala situación a un empleado contratado por la EMV.

El Ayuntamiento ha convocado para la próxima semana un Consejo de Administración de la EMV para debatir el camino a seguir a partir de ahora. Además, el Consistorio ha puesto en manos de abogados la situación para estudiar las posibles consecuencias judiciales de esta decisión unilateral.

Desde el pasado día 9, se ha abierto en la Oficina de Intermediación de la Vivienda un espacio donde personal atiende las demandas de las personas que acuden preguntando por temas relacionados con la EMV, al tiempo de que se han dado instrucciones tanto en la conserjería del Ayuntamiento como en la de la Concejalía de Vivienda de derivar a nuestros vecinos y vecinas a la calle Damas, donde actualmente se presta el servicio.

Hay casi 300 personas a la espera de que se escrituren sus plazas del garaje de José Serrano.

Y respecto al caso de “Moreras” hay unas 60 personas realojadas pendientes igualmente de la regularización de sus viviendas.

Desde este Ayuntamiento seguiremos trabajando para resolver la situación que durante ya demasiado tiempo vienen sufriendo los vecinos y vecinas de nuestra ciudad.

Anuncios