Fue en la primavera de 1987, y en el trascurso de un larguísimo periplo por carretera cuyo destino final era Roma, la primera vez que presencié “la magia” de los trileros. El Lugar: Zaragoza – primera parada de mi largo trayecto-.

Allí, y tan tranquilamente, vi levantar 5.000 pelazas de la época – todo un capital- a una chica joven, de unos 20 años, con toda la pinta de ser estudiante, y de no haberse ganado con el sudor de su frente, el capital levantado – estoy muy seguro de que no hubiera obrado con la misma ligereza si esa joven hubiera tenido que trabajar para ganar ese dinero-.

Sensación de asco e impotencia sentí entonces, similar a la que siento ahora, cuando el trilero levantó el cubilete elegido.

Es exactamente la misma sensación que tengo ahora.

Hace año y medio pedí disculpas, y como siempre en la política creo que tengo que arrepentirme. Tuve que hacerlo por criticar a los Somos Alcalá por no bajarse el sueldo como habían anunciado que harían, y lo hicieron….. y yo rectifiqué… y en lo que concierne a  política uno siempre tiene que arrepentirse de otorgar el beneficio de la duda, porque las cosas siempre son a peor, a peor, y a peor; parece mentira que a estas alturas todavía sea tan incauto.

¿Cómo iban a bajarse el sueldo los concejales de mi pueblo?¿Para beneficiar al sufrido ciudadano?¿Para enjugar la abultada – y criticada por ellos mismos- deuda?, ahhhhh todo eso son minucias, eso de bajarse el sueldo únicamente redundaría en beneficio de tod@s los complutenses….. ¿Para qué vamos a hacer eso?

Pues no… porque si resultan ser ciertas las denuncias de la oposición aireadas por la prensa nacional, las renuncias salariales de los “Somos Alcalá” no son tales……. Sencillamente son redireccionamientos salariales.

¡¡¡Coñooooó!!!

¿Y cómo se come eso?: pues flipante.

De ser ciertas las denuncias…… de unos y de otros, pudiera ser que esa parte del salario a la que renuncian los “Somos Alcalá”, se redireccionasen a organizaciones afines, que a su vez “reinvertirían” ese “capital simiente”, en el proyecto “Somos Alcalá”.

No es que el dinero se dedique a actividades sociales – tal y como se había vendido-, sino que el dinero se utilizaría para aquello que los Somos Alcalá considerasen socialmente oportuno….. ¡¡¡Toma Castaña!!! ¿Qué tiene que decir a eso Javier Rodríguez Palacios?

“Lo mismo da que da lo mismo” ¿No?

Entonces, ¿Para qué hacemos el paripé del salario?…. ¿Para quitarnos remordimientos de conciencia?

Claro eso sí, lo adornamos bien,  lo institucionalizamos de una forma lo más administrativamente correcta posible – me gustaría saber si el procedimiento reúne los requisitos establecidos en el RD 3/2011  de Contratos del Sector público así como en la Ley 39/2015 de Procedimiento Administrativo común– y bualá….. ¡ya lo tenemos!

Evidentemente esto que estoy contando, seguro que no es así. Porque estoy convencido de que los técnicos del Club de los 26, habrán velado para que el Procedimiento en cuestión se ajuste a los principios de buena fe, audiencia de los ciudadanos, interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos, prohibición de la indefensión, objetividad como regla de la actuación administrativa, continuidad del funcionamiento de los servicios públicos, y tantos otros que evitan esas situaciones tan incómodas y extrañas con las que los españoles nos encontramos en los medios de comunicación un día sí y otro también.

Me gustaría saber también si por ejemplo las ONGs Españoles en Acción, Banco de Alimentos o Casa de Acogida San Juan Pablo II han estado en las mismas condiciones de aspirar a las subvenciones “supuestamente teledirigidas” desde el Consistorio.

Ya lo dije y lo puse de manifiesto con el tema de la Falsa solidaridad hacia la Fundación de cabecera destino de la solidaridad deportiva del consistorio  -Fundación Uno entre Cien Mil…..- : el dinero público, tiene que estar sujeto a unos controles y procedimientos… Eludirlos con burdos artificios legales no es el camino.

La ley está para cumplirla, y la gestión del dinero de los complutenses debe ser transparente. La transparencia es una de las más poderosas herramientas para combatir la corrupción, por lo que espero que Somos Alcalá y sus satélites, sean capaces de reflexionar sobre lo que están haciendo, y rectifiquen – que en esta vida no hay ningún problema en dar tu brazo a torcer-, restituyendo los fondos que tanto nos ha costado aportar a los Contribuyentes, y de los que con tanta ligereza disponen.

Visto lo visto, creo que la labor de los Somos Alcalá de ahora en adelante y siempre, va a quedar en entredicho, porque es un grave defecto humano criticar a los demás, cuando uno mismo es incapaz de dar ejemplo de lo que exige.

Mal, muy mal el redireccionamiento salarial de los Somos Alcalá. Los azules han anunciado que remiten los datos a la Fiscalía….. Veremos que da de sí el asunto.

Lo de siempre

Tenemos lo que nos merecemos

El Alcalaíno Impenitente

Anuncios