Un gran pasacalles recorrió el Miércoles las calles del centro histórico en el tradicional acto de entierro de la sardina. El “cortejo fúnebre” salió de la Plaza de Cervantes y recorrió calle Mayor, Plaza de los Santos Niños, calle San Juan, calle Cardenal Sandoval y Rojas y Huerta del Palacio Arzobispal, donde se procedió a la quema de la sardina.

Con este acto, se dio por concluido el Carnaval 2017 de Alcalá de Henares, que ha contado con una gran participación vecinal.

El Ayuntamiento de Alcalá de Henares y la concejal de Festejos, María Aranguren, quieren agradecer la colaboración de Policía Local, Protección Civil, y todas las personas que han hecho posible esta celebración, especialmente a los miembros de las peñas festivas de la ciudad.

 

Anuncios