Escrito por Rosa María García y publicado en la Información de Madrid el 17 de Diciembre de 1994.

La coalición cree que el alcalde y dos ediles del PSOE deben dimitir

El grupo de concejales de IU solicitará en el pleno del próximo martes el cese de los concejales de Planeamiento y de Obras y Servicios (Crescencio Vicente y José Macías, respectivamente), así como la dimisión del alcalde de Alcalá, el socialista Florencio Campos. IU basa su petición en haber detectado nuevas irregularidades en la actuación de al menos cuatro técnicos municipales.

A la espera de que concluya la investigación del expediente informativo abierto por Florencio Campos para dilucidar si -como denunció IU hace un mes- cuatro técnicos, adscritos a los departamentos de Planeamiento y de Obras y Servicios, cometieron irregularidades vulnerando la Ley de Incompatibilidades, la coalición puso ayer nuevos datos sobre la mesa.

Según reveló el portavoz de los izquierdistas, Javier Ocaña, la empresa Proyectos Véctor, formada por dos personas ajenas al Ayuntamiento (Edmundo Parras y José Luis de la Calle) además de por las esposas de dos funcionarios municipales adscritos al área de Planeamiento, “ha presentado proyectos al Ayuntamiento durante los dos últimos años que han sido informados por sus compañeros de sociedad desde dentro del Consistorio”.

El primero de los proyectos a los que se refiere Ocaña es el aparcamiento de la Avenida de Castilla, presentado por Gestión de Aparcamientos y firmado por Edmundo Porras como ingeniero de caminos. El 28-4-1992, la comisión de gobierno aprobó el proyecto de 145 millones, promovido por Visamar, de construcción de dos naves industriales en la carretera de Daganzo. Este proyecto, según IU, también fue presentado por Parras, “quién fue informado desde dentro del Ayuntamiento por uno de los socios en Proyectos Véctor”.

En la comisión de gobierno del 3-11-1992 se aprobó el proyecto de Suministros Energéticos Madrid, S.A. para construir una estación de almacenamiento de gasóleo en la carretera de Daganzo, por valor de más de 86 millones. El plan partía de José Luis de la Calle, también socio de Véctor, “y quién a su vez fue informado por uno de los técnicos que participan con una persona interpuesta dentro de la mencionada empresa”, dijo Ocaña.

Con estos datos, que IU ha obtenido de la propia comisión de gobierno, la coalición pedirá en el pleno del martes la dimisión del alcalde, “porque conociendo estos datos firmó como presidente el dictamen de la comisión de investigación en que se decía que en el Ayuntamiento no existían irregularidades”.

IU ha dado de plazo hasta finales de mes para que Florencio Campos presente las conclusiones del expediente informativo. De lo contrario, los ediles izquierdistas llevarán el tema a los tribunales.

TODO SURGIÓ DE UNOS ANÓNIMOS

>>LA COMISIÓN de investigación abierta por los tres grupos políticos en el Ayuntamiento perseguía dilucidar la verdad de unos anónimos en los que se denunciaban irregularidades entre los técnicos municipales. PSOE y PP llegaron a la conclusión de que no había “indicios de corrupción” en el comportamiento de los funcionarios bajo sospecha. IU, en cambio, aseguró disponer de “datos suficientemente graves” que implicarían a técnicos adscritos a las áreas de Planeamiento y Obras y Servicios. Durante un polémico pleno, la coalición reveló el 16 de noviembre que técnicos del Consistorio participaban en sociedades mercantiles “relacionadas con su función de informar”. La vinculación era, según Javier Ocaña, portavoz de IU, por parte de un funcionario municipal o a través de su cónyuge. Cuatro técnicos se valían de su puesto en la administración para emitir informes favorables de contratación.

 

Anuncios