Más de cien alumnos de primer curso de Educación Infantil han participado en un acto que ha servido para reivindicar la necesidad de proteger el medio natural y aprender a comprender su relevancia desde la niñez.

Alberto Egido, concejal de Medio Ambiente y Movilidad, junto a Diana Díaz del Pozo, concejala de Educación, han participado en el evento acompañados por la dirección del centro, maestros y personal de la concejalía del área.

Dos ejemplares de almez (Celtis australis) ocupan ya un lugar firme en el patio de juegos del colegio. Se trata de una especie arbórea que presenta una escasa incidencia parasitaria y que además ofrece magnífica sombra en verano. Ambos árboles han sido plantados con la colaboración de las pequeñas y los pequeños que han aportado la tierra que sustentará la vida de estos árboles durante muchos años.

Con este sencillo acto el consistorio complutense celebra hoy, 26 de enero, el Día Mundial de la Educación Ambiental, que también se conmemora en el resto del planeta. Se trata de una efeméride cuyo origen se remonta al  año 1975, fecha en la que se establecieron los principios de la Educación Ambiental en el marco de los programas de las Naciones Unidas, que fueron plasmados en la Carta de Belgrado que recoge las reivindicaciones fundamentales de la Educación Ambiental.

Entre estos objetivos se recogen la toma de conciencia en la búsqueda de una mayor sensibilización social hacia el medio ambiente; la ampliación del conocimiento que ayude a comprender a la naturaleza, sus problemas y la relación con las personas; la potenciación de los valores sociales, la participación e implicación en la protección del medio natural y la capacidad de evaluación de  medidas y los programas de educación ambiental en función de los factores ecológicos, políticos, sociales, estéticos y educativos, entre otros.

Anuncios