Los niños ingresados en el Hospital Universitario Príncipe de Asturias (HUPA) de Alcalá de Henares han tenido estos días una serie de visitas que han venido cargadas de sorpresas en forma de regalos de Navidad. Si el sábado fue la de los jugadores del Rugby Alcalá, que les obsequiaron con unos balones, la de hoy ha sido la de la asociación de payasos Barabú de Alcalá de Henares, que les han amenizado la mañana y les han dejado unos regalos para hacer más agradable su estancia en el centro.

Además, los pacientes ingresados en Pediatría también recibieron ayer martes la visita de la Policía Local de Alcalá de Henares y de los bomberos de la Comunidad (Parque 22 de Alcalá de Henares). Si los agentes municipales les entregaron una bolsa llena de regalos, en el caso de los bomberos esta vino precedida de un “rescate” en toda regla: un camión autoescala se situó en la fachada principal del HUPA. A partir de ahí, los agentes desplegaron la escala para llegar a la cornisa donde estaba situada una gran bolsa de regalos.

La exhibición no acabó ahí, ya que desde la azotea, uno de los bomberos bajó por una fachada interior haciendo rappel para acercarle los juguetes a los niños que están ingresados en la Cuarta Planta del centro. Al igual que la Policía Local o que los payasos de Barabú también visitaron las habitaciones y el aula educativa del centro.

Anuncios