“El asunto de las subvenciones del Ayuntamiento para ‘fines sociales’ pinta cada vez peor para los concejales de Somos. Cada vez encontramos más relaciones entre Somos Alcalá y asociaciones a las que han beneficiado”, asegura el portavoz del Grupo Popular, Víctor Chacón. Se presentaron una treintena de proyectos y la comisión evaluadora, en la que estaban cuatro concejales de Somos Alcalá, eligió cinco. Al menos dos de las asociaciones beneficiarias están directamente relacionadas con Somos Alcalá, ya que están dirigidas y representadas por personas que, en el caso de la asociación Simbiosis, incluso formaron parte de la propia lista electoral con la que la marca de Podemos concurrió a las elecciones municipales, tal y como ayer publicó el diario ABC.

Caso Kyosei

Otra de las asociaciones ‘agraciadas’, Kyosei, declara once socios. Su presidente, Pedro Martín Prieto, fue candidato en las primarias para la elaboración de la candidatura de Somos Alcalá y el vicepresidente, Javier Bardón, incluye en su curriculum que fue “coordinador de la campaña” de Somos; uno de los representantes, Ramón Nausía, ha sido responsable de comunicación de la formación.

Más vínculos: en 2014, Kyosei registró y pagó los dominios de las páginas web de Podemos Alcalá (su secretario general, el concejal Suso Abad, estaba en la comisión), y de Ganemos Alcalá, tal y como reflejan las cuentas de la propia asociación (http://www.kyopol.net/files/2014/12/AsociacionKyopol.ResumenCuentasAnuales.2014.pdf)

“Tanto el presidente, como el vicepresidente y el tesorero de Kyosei no sólo son destacados miembros de Somos Alcalá, sino que han sido también miembros fundadores de Podemos en nuestra ciudad”, señala el portavoz popular.

“Sorprendentemente –dice Chacón-, el proyecto ‘social’ para el que Kyosei recibe subvención de dinero público es el mantenimiento de dos páginas web que llevan en funcionamiento varios años: www.agendadelhenares.org, para informar de eventos de la ciudad con un claro sesgo político, y http://cuida.alcala.org, que replica lo que ya hace el Ayuntamiento con el Plan 24-48h”. Ante tanta “coincidencia”, Chacón aventura que “cabría preguntarse, tras subvencionar estas dos páginas web ‘sociales’, cómo Somos Alcalá va evitar que el dinero municipal sirva para el mantenimiento de la página web de Podemos Alcalá, propiedad también de Kyosei”.

Los 3.500 euros del Ayuntamiento que recibirá el proyecto presentado por Kyosei están destinados a pagar a los propios miembros de la asociación (y de Somos Alcalá) en concepto de ‘docencia’ (650 €); también para la adquisición de diverso material como cámaras de vídeo, trípodes o licencias de software.

“Ninguno de los conceptos presupuestados por Kyosei tiene repercusión social para el conjunto de la ciudadanía de Alcalá –denuncia Chacón-, sino que la subvención municipal sirve para la adquisición de material”. En este aspecto hay que recordar que el Interventor Municipal señala en su informe que la subvención no puede estar destinada a la compra de bienes que sean inventariables o que puedan usarse más allá del periodo de desarrollo del proyecto subvencionado. “Sorprende que, aún con eso, Somos Alcalá haya contravenido las indicaciones del Interventor y haya apostado en el marco de una ‘mesa de contratación’ por otorgar máxima puntuación a sus compañeros de partido”, destaca Chacón.

Estos datos vienen a abundar en las sospechas de irregularidades que recaen sobre un concurso público cuya convocatoria en el régimen de concurrencia competitiva fue publicada por el Ayuntamiento de Alcalá en el BOCM. “Como establece la Ley General de Subvenciones, este procedimiento tiene que estar regido por la objetividad para garantizar que todos los proyectos que se presentan a concurso cuentan con las mismas oportunidades. Sin embargo, parece que aquellas asociaciones vinculadas a Podemos han tenido una asombrosa sobrestimación en la puntuación por parte de los cuatro concejales de Somos Alcalá que formaban parte de la denominada Comisión Evaluadora”, según el portavoz del PP en el Ayuntamiento.

Chacón recuerda que “la Ley establece la obligación de abstención en las decisiones cuando existe relación que pueda suponer un conflicto de interés. En este concurso público, Somos Alcalá no sólo no se ha abstenido tal y como marca la Ley, sino que ha actuado de forma determinante para que las subvenciones acaben en una asociación que sólo cuenta con 11 socios y cuya dirección la forman miembros destacados del propio partido”.

Por último, el portavoz del Grupo Popular cree que la actitud de Somos Alcalá de considerar que esta información es falsa o que es parte de una campaña “no es más que una falta de respeto a los vecinos. Al margen de las cuestiones legales, es evidente que ha habido una falta de ética en las decisiones y que Somos Alcalá ha repartido dinero público entre sus allegados”.

 

Anuncios