En breve plazo se procederá a la eliminación de esta enorme y anacrónica infraestructura cuyo origen se remonta a finales de los años sesenta. Con esta actuación el actual equipo de gobierno responde a una antigua reivindicación de los vecinos de la citada calle y de sus zonas adyacentes, que han tenido que soportar los inconvenientes asociados a una instalación de distribución eléctrica de más de 30 metros de altura durante décadas.

Olga García, concejala de Infraestructuras y Vivienda, ha visitado el emplazamiento de la torre acompañada por varios técnicos municipales y por responsables de la compañía eléctrica suministradora. Juntos han evaluado las posibilidades y aspectos a considerar para acometer los trabajos de retirada de esta instalación que, atendiendo a la normativa vigente en materia de instalaciones de suministro eléctrico, deberán iniciarse en breve plazo, teniendo en cuenta la necesaria adaptación de las acometidas generales que deben llevar a cabo las comunidades de vecinos en sus instalaciones.

A lo largo de varias décadas los vecinos que habitan en las viviendas próximas a la torre han venido manifestándose en demanda de una solución a una situación que, según entienden, representa serios inconvenientes en su día a día. De hecho, durante años se han producido varios intentos para desinstalar esta infraestructura que, por diversas cuestiones, no han resultado viables.

Sin embargo, a las reclamaciones históricas de los ciudadanos se unen ahora las disposiciones normativas y la determinación del Ayuntamiento para adecuar este espacio asemejando sus condiciones al resto de la concepción urbana de la ciudad, que no contempla el uso de este tipo de antiestéticos y desproporcionados soportes.

Según ha declarado Olga García “nuestra prioridad es procurar el bienestar de todas las vecinas y vecinos de Alcalá y esto es incompatible con la existencia de este tipo de instalaciones en pleno siglo XXI. Por ello hemos alcanzado un acuerdo de estrecha colaboración con la compañía suministradora para ofrecer una solución definitiva a un problema enquistado durante décadas en este barrio. Confiamos en que muy pronto todos ellos se vean liberados del fuerte impacto visual que supone la presencia de esta torre de suministro eléctrico y recuperen un espacio que hace mucho tiempo debería tener a su disposición”.