No me he quedado mudo, sencillamente observo sobrepasado la evolución de las noticias que acontecen sobre mi pueblo.Trato de absorber todo aquello que pasa en la política nacional y que tiene o puede tener traslado a Alcalá, así como las noticias que directamente le afectan.

No, con sinceridad no me quedan muchas ganas de hablar – muchos lo agradecerán-.

Pero sigo tratando de reflexionar sobre los males que asolan mi pueblo.

Por circunstancias que no vienen al caso, últimamente estoy leyendo mucho sobre “el 98” y sus efectos “políticos” en la sociedad española, efectos que yo considero desembocaron en la guerra Civil.

Me ha llamado la atención la talla intelectual de la clase política de principios del siglo XX. No les llegamos ni a la suela de los zapatos. Los Dato, Maura, Silvela o Canalejas no llegaron donde llegaron por ser los mindunguis de turno. Llegaron porque tenían que llegar. Cierto, la formación académica de principios del siglo XX no permitía medias lecturas; o analfabetismo o ilustración, pero la clase política además de formada intelectualmente, se preocupaba de utilizar sus conocimientos en beneficio de la sociedad.

Ahora traslademos esa situación a nuestra ciudad. No voy a entrar en los méritos intelectuales – que no académicos –  de los principales contrincantes del hemiciclo complutense, pero sí que creo que debo preocuparme por el interés que éstos demuestran por su ciudad.

Una pregunta para tontos ¿ Alguien podría decirme si Víctor Chacón cambiaría su escaño en el consistorio por un puestecillo remunerado de asesor en cualquier ministerio?¿Jefe de Gabinete de algún secretario de Estado?

¿O?

¿Habría cambiado Javier Rodríguez Palacios el bastón complutense por ser Ministro? – su entorno contaminó con esa posibilidad en los momentos de máximo apogeo de Pedro Sánchez…..

Ese es el problema, todos utilizan Alcalá como una estación de paso que les permita viajar en el A.V.E – y si es en asiento Club, mejor que mejor- y así nos luce el pelo.

No hay que salir de España para ver lo que buenos Alcaldes han hecho sobre sus ciudades. Gabino de Lorenzo fue el sempiterno Alcalde de Oviedo, y ahí está Oviedo. Paco Vázquez fue el sempiterno Alcalde de La Coruña, y ahí está La Coruña. Ciertamente se han jubilado de su puesto con premio – uno fue delegado del gobierno, y el otro embajador en la Santa Sede-, pero no ha sido un premio buscado, para ellos el premio era ser los Alcaldes de su pueblo.

Gente de su pueblo, que ha trabajado por su pueblo. ¿Alguien ve a Víctor Chacón siendo el Gabino de Lorenzo complutense? o  ¿Alguien cree que Javier Rodríguez Palacios será el Francisco Vázquez alcalaíno?

Podéis responderme, se admiten ideas constructivas. Pero no podemos elegir;Tenemos que votar una lista u otra, sin más. Entre medias habremos dejado escapar a innumerables candidatos con ganas de trabajar por Alcalá, y que no habrán podido “alcanzar la gloria” por no haber sido amiguete del Partido de turno. -Qué le pregunten a Javier Rodriguez Palacios como llegó a ser candidato a la Alcaldía de Alcalá en 2007-

En otro orden de cosas, retomo lo que ya dije el pasado Agosto sobre el pacto firmado entre Ciudadanos y el Partido Popular que permitiría la investidura de Mariano Rajoy. Espero que el acuerdo se aplique – ya me gustaría verlo- y que como tal, sea aplicado en mi pueblo en los términos que recogía.

No tengo nada contra el Club de los 26, pero creo que en la actual coyuntura económica, resulta muy complicado justificar salarios por encima de los 100.000 lereles – a la altura de las más altas magistraturas del estado-.

Las cosas tienen que tener orden y concierto, pero cuando hay desconcierto, pasa lo que pasa. Si un Alcalde se levanta setenta y dos mil laureles y un jefe de policía se levanta ciento y muchos mil laureles……- ¿Alguien sabe cuánto se levanta el jefe de la policía local de Alcalá? hay algo que chirría

¿O no?

 

Lo de siempre,

Tenemos lo que nos merecemos.

 

El Alcalaíno Impenitente.