El evento, que se celebró en Santander durante el pasado fin de semana y al que asistieron representantes del Consejo de Infancia de Alcalá de Henares, deja sobre la mesa hasta 40 propuestas que jóvenes de todo el Estado trasladan a los políticos para mejorar sus vidas.

El Encuentro Estatal de Consejos de Participación Infantil y Adolescente cerró su cuarta edición con el Manifiesto de Santander que recoge las propuestas de los 200 representantes de 49 Consejos de diferentes localidades españolas, en el que los niños explican, alto y claro, su deseo de que los políticos escuchen sus propuestas de mejora en áreas como la educación, la igualdad, la protección o la sanidad, y también que demuestren su compromiso con la infancia de otros países, como los niños migrantes y refugiados.

Uno de los asuntos tratados en este encuentro se ha centrado en la importancia de  la protección, particularmente en lo relativo al fenómeno del acoso escolar. Sobre la protección señalaron que es una cuestión que no debe centrarse sólo en arreglar lo que ya está hecho, sino en poner en marcha medidas de prevención. Además, han señalado las medidas de conciliación familiar como un instrumento fundamental del sistema de protección. Y que, en el caso de que la familia falle, la respuesta está en la sociedad, en los amigos, médicos o profesores.

Los niños también hablaron sobre los servicios de salud, y piden que la sanidad sea gratuita y de calidad para todos. Otras propuestas incluidas dentro del derecho al bienestar y la salud, fueron la creación de más hospitales en los pueblos y la regulación más estricta de la venta de alcohol y drogas.

Los temas de educación también tuvieron prioridad en los grupos de trabajo. Los participantes debatieron sobre fórmulas para conseguir una educación de calidad y accesible para todos. También pidieron más ayudas sociales para las personas con dificultades económicas. Los participantes creen que la igualdad debe estar presente de forma transversal en diferentes ámbitos, como el deporte o la educación, entre otros.
Sobre la crisis de los niños refugiados y migrantes, los jóvenes también tienen una opinión. A su juicio los años siguen pasando y la situación incluso va a peor, por ello los gobiernos deben empezar a implementar acciones, dar ayudas y abrir las fronteras que hemos cerrado.

Manifiesto de Santander completo disponible aquí