La Junta de Gobierno Local ha aprobado recientemente el Mapa Estratégico de Ruido de Alcalá de Henares, así como la apertura de un periodo de información pública por plazo mínimo de un mes, que finaliza el próximo 9 de diciembre, para la formulación de sugerencias por todas las personas interesadas.

La documentación correspondiente al Mapa Estratégico se encuentra disponible tanto en las dependencias de la Concejalía de Medio Ambiente y Movilidad (Vía Complutense, 130, 2ª planta, en horario de 09.00 a 14.00 h., de lunes a viernes laborables), como en la web municipal.

Los datos de exposición al ruido se preparan para cada una de las fuentes sonoras propias de Alcalá de Henares, distinguiendo así el origen del ruido: tráfico rodado,  tráfico ferroviario, tráfico aéreo y fuentes de ruido industrial.

Son los titulares de cada fuente sonora (autopistas, carreteras, ferrocarriles y aeropuertos) los responsables de la elaboración de los correspondientes Mapas de Ruido Estratégicos, quedando para el Ayuntamiento sólo la elaboración del Mapa Estratégico que recoge el ruido del tráfico local y las emisiones industriales.

Otras fuentes de ruido urbano como el ruido de vecindad o ruido de ocio no son susceptibles de ser tratados en un Mapa Estratégico, pero sí deben ser abordados posteriormente en el Plan de Acción, mediante planes zonales o temáticos.

Todos esos mapas deben elaborarse de modo coordinado para no duplicar el cómputo de la población afectada, lo cual ha sido difícil en el caso de Alcalá, donde los mapas de las carreteras de la red de la Comunidad de Madrid (M-100, M-119, M-121. M-203 y M-300) aún no se han elaborado.

El resultado final del Mapa Estratégico es una colección de mapas de niveles sonoros y de mapas de exposición al ruido en fachadas, a partir de los cuales se ha determinado el número de personas y viviendas afectadas por el ruido urbano.
Por todo ello, el Mapa Estratégico de Ruido es una herramienta de diagnosis fundamental para evaluar la situación acústica del Municipio.  A partir del mapa elaborado se dispone de la información suficiente sobre la población afectada por distintos niveles sonoros de forma que pueda servir de base para la posterior definición y desarrollo de los Planes de Acción contra el Ruido, planes sobre los cuales ya se ha empezado a trabajar.