Publicado en La Información de Madrid el  26 de noviembre de 1994. Escrito por Rosa María García

El edil ‘popular’ Bartolomé González autorizó su recital en 1992

El grupo de rock alcalaíno “A palo Seko” ha conseguido, además de escandalizar a algunas de las personas que han escuchado sus canciones, sembrar el desconcierto entre los ediles del PP.

Las letras de su disco “Kaña Burra del Henares” fueron objeto de la iras de la portavoz del grupo de concejales del PP en Alcalá Esther García, que al considerarlas gravísimas, pidió la dimisión del alcalde, Florencio Campos, y de la concejal de Cultura, Dolores Pérez Quirós. García les reprochó permitir la grabación del vinilo con la financiación municipal.

La situación ha variado sustancialmente al conocerse que la Delegación del Distrito VII de Alcalá, presidida por el concejal del PP, Bartolomé González, contrató en abril de 1992 a “A Palo Seko” para que actuara durante las fiestas de San Isidro, hecho reconocido por los propios miembros del grupo.

El concierto en el que participó la banda de rock aglutinaba, bajo el título “Concierto de grupos Jóvenes de Alcalá”, a otras seis bandas complutenses y fue financiado con 150.000 pesetas por la Junta del Distrito VII.

Los miembros del polémico grupo aseguran que el supuesto contrato firmado con la delegación “sospechosamente no aparece”, explicó Moncho, uno de los componentes del grupo. Este grupo considera que, aunque es un hecho “meramente anecdótico”, les conviene que no aparezca. “Cuando tienes poder y lo utilizas como te da la gana, a la larga te tienes que arrepentir”, afirmó Moncho en clara alusión al PP.

 

Un recibí

El presidente del Distrito VII, El popular Bartolomé González, permaneció ayer ilocalizable, al encontrarse de viaje en Santiago de Compostela. Sin embargo, la delegación publicó una nota en la que niega la existencia de dicho contrato, ya que es el Ayuntamiento la única entidad que puede contratar. Lo que sí se firmó, según explica la nota, fue un recibí a modo de colaboración de 150.000 pesetas, a repartir entre los siete participantes.

El recibí se pagó al “Colectivo de Jóvenes Músicos de Alcalá”, quienes solicitaron en marzo de 1992 una actuación conjunta de varias bandas alcalaínas para promocionarse, a lo que el consejo del distrito accedió con el consentimiento de los vocales de IU y PSOE. Según los populares, en aquel momento “A Palo Seko” era totalmente desconocido.