La Concejalía de Igualdad del Ayuntamiento de Alcalá de Henares se sumó a la conmemoración del Día Internacional contra la explotación sexual y el tráfico de mujeres y niñas, celebrado el viernes 23 de septiembre, dedicando el jueves 22 de septiembre la actividad “Aula Abierta”, que se realiza en convenio con la Universidad de Alcalá, a un debate-coloquio bajo el título “Prostitución y trata: la violencia de género que no se ve”.

Con este acto arrancó una campaña de sensibilización que se desarrollará en los próximos meses con el objetivo de que la población en general tome conciencia de que esta problemática es una manifestación más de la violencia de género y como tal debe ser erradicada de una sociedad libre e igualitaria.

Asimismo, el viernes se modificó en Junta de Gobierno Local la Ordenanza de Convivencia en lo que se refiere a las sanciones a las mujeres prostituidas, a las cuales, según la concejala de Igualdad, Yolanda Besteiro,  “en lugar de castigar se debe apoyar a través de una intervención coordinada y eficaz de las distintas áreas municipales”.

Con la propuesta de modificación, aprobada en la Junta de Gobierno Local del viernes, se ha pretendido denunciar la trata de personas, que según Besteiro “constituye el negocio transnacional más lucrativo después del tráfico de drogas y de armas, en el que las mujeres, niñas y niños son utilizados como meras mercancías para el consumo, a través de las redes de trata que les someten a régimen de esclavitud y la explotación sexual”.

“Desde las instituciones públicas –ha explicado Besteiro- debemos evitar incrementar la situación de vulnerabilidad de las mujeres prostituidas y poner los medios para acabar con esta práctica. Una de las vías es la toma de conciencia de toda la sociedad, especialmente de los hombres, sobre la consideración de la prostitución como forma de violencia de género para lo cual es imprescindible educar en igualdad. Sin embargo este es un proceso largo, por lo que como medida disuasoria para disminuir la demanda mientras perdure el problema, es necesario sancionar a prostituidores (clientes) y proxenetas que se aprovechan de la vulnerabilidad de mujeres y niñas”.