La rescisión de un contrato de alquiler de manera unilateral en 2012 costará, ahora, en torno a 300.000 a las arcas municipales

La Cadena SER Henares destapó ayer que el Ayuntamiento de Alcalá de Henares va a tener que indemnizar a la anterior interventora municipal con aproximadamente 300.000 euros por rescindir unilateralmente el contrato de alquiler de unos locales en el que se ubicaba la Concejalía de Educación.

Según ha informado la Cadena SER, este local era propiedad de la anterior Interventora Municipal del Ayuntamiento. En 2012, el anterior alcalde del Partido Popular, Javier Bello, rescindió este contrato de manera unilateral. La propietaria, siempre según información relatada por la emisora, denunció al Ayuntamiento de Alcalá ante esa rescisión.

Los tribunales han resuelto que el Consistorio, y por tanto, todos los alcalaínos y alcalaínas, tendrá que pagar en torno a 300.000 euros a la propietaria y por los gastos derivados de las costas judiciales.

El Portavoz del Grupo Municipal Socialista, Fernando Fernández Lara, ha manifestado “la indignación del Grupo Socialista ante esta información, que muestra una vez más la nefasta gestión del PP en Alcalá. No entendemos cómo la propia interventora alquila un local con un informe de la propia Intervención Municipal y con los pagos del propio órgano”.

El concejal socialista no ha puesto en duda la legalidad, pero sí ha manifestado que “desde nuestro punto de vista, todo esto puede entrar en la legalidad, pero desde luego no es adecuado en la gestión política de la Administración Pública”.