Publicado en La Información de Madrid el  23 de noviembre de 1994. Escrito por Rosa María García

Una silla de ruedas responde a las órdenes emitidas por la voz humana

A medida que la ciencia avanza, los límites de la investigación parecen más lejanos. En la escuela Politécnica de la Universidad de Alcalá de Henares un grupo de profesores y alumnos del Departamento de Electrónica ha ideado un mecanismo que activa mediante la voz humana una silla de ruedas. De esta manera, los tetrapléjicos podrían tener más facilidades para integrarse en su entorno social y familiar.

El grupo lleva tres años trabajando en el proyecto, subvencionados por la Fundación ONCE, y bajo las órdenes de Manuel Mazo, catedrático de Departamento de Electrónica y vicerrector de Infraestructuras. Los prototipos desarrollados durante este tiempo han sido dos, según explica Mazo, “uno de los cuales ya está funcionando”

 

Sensores del peligro

Se trata de un sistema electrónico que puede ser implantado sobre cualquier silla de ruedas y que permite que el usuario pueda conducirla mediante órdenes vocales.

Lógicamente, cualquier móvil tiene un peligro: colisionar contra ciertos obstáculos, tales como una escalera. En una segunda fase, el grupo de investigación ha incluido sensores de ultrasonido y rayos infrarrojos que detectan los obstáculos que se interpongan en el camino de la silla. “Ante estas situaciones -matiza el catedrático- el aparato únicamente reduce la velocidad ordenada por el usuario e, incluso, puede llegar a detenerse. En el plazo de dos semanas, finalizados ya los últimos ajustes, la iniciativa estará totalmente concluida.

No es éste el único proyecto que está siendo objeto en el Departamento de electrónica. Dotar a un robot móvil un sistema de visión artificial que permita guiarlo por carretera o entornos industriales es el siguiente objetivo a perseguir. Actualmente, alumnos y profesores tratan de resolver algunos problemas que han surgido para dotar al prototipo de mayor velocidad y seguridad. Sin embargo, los primeros ensayos arrojan perspectivas muy halagüeñas, según afirma Manuel Mazo.

“En materia de robótica, electrónica e inteligencia artificial cada día se abren nuevas posibilidades y expectativas” explica el catedrático, quién considera inestimable la ayuda que presta la Universidad de Alcalá, tanto económico como moral.

 

NUEVA GUÍA DE RECURSOS

>> MANTENER VIVA la Universidad alcalaína, así como difundir sus conocimientos, es el fin que persigue la Guía de recursos científicos y tecnológicos elaborada por la institución de enseñanza. El libro servirá para que las empresas conozcan referencias precisas sobre la prestación de servicios universitarios para la investigación y como herramienta imprescindible par conocer el actual desarrollo investigador de la Universidad Complutense.

>> LA GUÍA recoge todos los departamentos con los servicios que cada uno presta, las líneas de investigación, las publicaciones más relevantes y el profesorado que lo compone. Juan Carlos prieto, Vicerrector de investigación ha manifestado que las dos áreas en las que la Universidad está poniendo todo empeño, por el papel que en futuro puedan jugar, son la técnica aeroespacial y los temas biosanitarios.

>> EL APOYO que en este sentido muestran profesores y alumnos de la Universidad por la investigación es fundamental. A esto hay que añadir, según Manuel Mazo, el que “hoy más que nunca los jóvenes tienen muchísimo interés por los temas de investigación”. El hecho de que los alumnos de la Escuela Politécnica necesiten un proyecto fin de carrera para obtener el título les obliga también a introducirse en proyectos completos de investigación y “para su desarrollo tendrán todos las puertas abiertas”.