La exposición sobre contaminación por ozono de Ecologistas en Acción visita la próxima semana Azuqueca de Henares, una de las localidades más afectadas de España

La ola de calor que afecta a Castilla y León en el inicio del mes de septiembre y el intenso tráfico motorizado que circula por el área metropolitana de Madrid y la autopista A-2 han provocado que se disparen los niveles de ozono en el Corredor del Henares, entre Madrid y Guadalajara, afectando a la salud de sus 1,2 millones de habitantes.

En la tarde de hoy jueves, la Comunidad de Madrid y la Junta de Castilla-La Mancha han difundido sendos comunicados en los que alertan de la superación en la zona citada del umbral de información de ozono, establecido por la normativa en 180 microgramos de ozono por metro cúbico de aire en una hora. Esta superación se ha producido en las estaciones de control de la contaminación de Alcalá de Henares y Algete en Madrid, así como en Azuqueca de Henares y la estación móvil de Chiloeches en Castilla-La Mancha.

La máxima contaminación se ha registrado en la estación de Azuqueca de Henares, donde a las 17:00 de la tarde se han alcanzado 195 microgramos de ozono por metro cúbico de aire.

La previsión de la superación del umbral de información obliga a las autoridades autonómicas a advertir a las personas más sensibles a la contaminación atmosférica, tales como niños y niñas, personas mayores, mujeres gestantes o personas con problemas respiratorios o cardiovasculares, de que se protejan evitando en las horas centrales del día y a la caída de la tarde cualquier esfuerzo físico y los ejercicios al aire libre. También deben informar sobre la previsión de evolución de la contaminación, las áreas afectadas y la duración del episodio.

No obstante, el mero aviso no es suficiente para proteger la salud de la población. Desde hace años, todo el corredor del Henares, desde Madrid a Guadalajara pasando por Alcalá y Azuqueca de Henares, viene incumpliendo el objetivo legal para la protección de la salud en más de los 25 días al año establecidos por la normativa. En lo que llevamos de año se han registrado 43 superaciones del objetivo legal en la estación de Azuqueca de Henares, 30 en la de Alcalá de Henares y 24 en la de Guadalajara.

Con un verano más por encima de la contaminación admisible, Ecologistas en Acción denuncia que la Comunidad de Madrid y la Junta de Castilla-La Mancha acumulan una década de retraso en la redacción del preceptivo Plan de Mejora de la Calidad del Aire para reducir los niveles de ozono en el Corredor del Henares, entre otras zonas, por lo que exige a ambas administraciones que cumplan con sus obligaciones legales y elaboren sin más dilación dicho plan, tras exponerlo a información pública, para proteger la salud pública y los cultivos.

Por ello, dentro de la campaña informativa sobre el ozono troposférico que Ecologistas en Acción está desarrollando durante el verano de 2016, el lunes 12 de septiembre llega a Azuqueca de Henares una exposición y una charla informativa para sensibilizar a la población sobre la importancia de conocer la calidad del aire que respiramos y como está afectando a nuestra salud y al medio ambiente.

La exposición podrá visitarse hasta el 19 de septiembre de lunes a viernes en el Foro de Azuqueca de Henares (calle Ciudad Real, 1). La charla informativa tendrá lugar el día de inauguración de la exposición, el 12 de septiembre a las 19:00 de la tarde, en el mismo lugar.

El ozono troposférico, también conocido como ozono malo” por contraposición al de la estratosfera, es un contaminante secundario producido por la reacción entre el dióxido de nitrógeno y los hidrocarburos emitidos por los automóviles y algunas industrias, en presencia de radiación solar. Por inhalación, provoca irritación de los ojos y vías respiratorias superiores, reducción de la función pulmonar, un incremento del riesgo de enfermedades respiratorias agudas (asma, EPOC) y el agravamiento de patologías cardiovasculares.

La OMS estima en 1.800 los fallecimientos prematuros anuales en España producidos como consecuencia de la exposición a niveles de ozono como los registrados hoy en el Corredor del Henares. El ozono, además de para las personas, es también tóxico para la vegetación, dañando los bosques y reduciendo la productividad de los cultivos.