Muchas veces no nos damos cuenta de la importancia de nuestra ciudad en el contexto nacional, porque la cerrazón nos impide en muchos casos ver lo que tenemos más cerca.

Alcalá es una de las “grandes ciudades de España”, y con tal estatus es tratada fuera de nuestras fronteras.

Los problemas de mi pueblo, sus virtudes, llaman la atención y el interés más allá de nuestros límites, de manera que en muchos casos, ni tan siquiera los complutenses nos damos cuenta de la trascendencia  y relevancia de lo que acontece en nuestra ciudad.

Como todavía es Agosto, he tenido oportunidad de ojear el pacto por el gobierno de España – compromisos para mejorar España lo llaman ellos- que han tejido los equipos de Mariano Rajoy y Albert Rivera.

Alcalá de Henares ha sido uno de los escollos de dicho pacto, escollo gordo, tanto que en uno de los puntos del acuerdo ha habido que omitir el nombre de mi pueblo para que los otros ocho mil y pico pueblos de España no se sintiesen dolidos.

Dice así el compromiso 126 acordado por Albert Rivera y Mariano Rajoy:

  1. Establecer el concurso como norma general para el nombramiento de los secretarios, interventores y tesoreros de la Administración local con el objetivo de reforzar la objetividad, independencia e imparcialidad en el ejercicio de sus funciones de control. Y tan solo con carácter excepcional, el de la libre designación, previa fijación de requisitos estrictos entre los que contara la imposibilidad de cubrir la vacante. Asimismo, para aplicar la excepción, será precisa, en todo caso, la autorización previa del Ministerio de Hacienda y Administraciones públicas. En todo caso, sólo se podrá proceder a la separación de dichos funcionarios por motivos tasados en la Ley. Asimismo, se valorará el incremento de la competencia sancionadora del Estado y de las Comunidades Autónomas sobre estos funcionarios, así como la homologación de sus condiciones retributivas, con la posibilidad de establecer una tabla salarial común en todo el territorio nacional.

¿Nos suena de algo esto a los complutenses?¿Tiene esto algo que ver con el elitista Club de los 26?, Seguro que no, y estoy convencido de que cualquier parecido con ese elitista Club es pura casualidad.

Pero no estaría de más que el gobierno del Chico del San Gabriel “el soso” y la tropa del coleta, se arremangaran un poquito y pusieran manos a la obra para sencillamente, dar traslado del papel a la realidad un hecho tan evidente que parece absurdo que los padres de la patria hayan tenido que ponerse de acuerdo y plasmarlo en el papel.

Por cierto…. Este papel…….¿Lo soportará todo?

 

Lo de siempre

 

Tenemos lo que nos merecemos

 

El Alcalaíno Impenitente