Según Somos Alcalá, mensajes como los promovidos recientemente por los Obispos de Alcalá y Getafe (señores Reig Plà y López de Andújar y Cánovas del Castillo respectivamente) alertan y reafirman sobre la necesidad de esta Ley y de todas cuantas estén encaminadas a fomentar la no discriminación, la igualdad, el respeto y la educación en la diversidad.

Desde Somos Alcalá se lamenta y rechaza la insultante LGTBIfobia de ambos representantes religiosos. Entendemos que tales afirmaciones están muy lejos de predicar la igualdad, el acercamiento y el amor entre las personas, provocando su alejamiento y sembrando el odio hacia quienes son diferentes. Sus declaraciones constituyen  un evidente llamamiento a la desobediencia de un Ley cuyo objeto es intentar garantizar las condiciones idóneas para la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra.

Según el Partido morado, el artículo segundo de la Declaración Universal de Derechos Humanos reconoce a todas las personas como seres depositarios de los mismos derechos y libertades sin distinciones de ningún tipo.

Además para Somos Alcalá los ataques y la discriminación que sufren algunos colectivos humanos -como sucede con quienes desean vivir su identidad y su sexualidad con plenitud y libertad, al margen de imposiciones – hace que tengan que ser protegidos de forma especial frente a los ataques de individuos incapaces de convivir en el respeto hacia quienes consideran faltos de rectitud, moral o enfermos necesitados de sanación.

Ya para concluir y según Somos Alcalá, los postulados que hacen bandera del odio hacia la diferencia y la libertad no frenarán la evolución de una sociedad adulta, tolerante y dueña de su destino que ya no admite tutelas doctrinales de ningún tipo.