Según los socialistas, ni el PP ni Ciudadanos de Alcalá han condenado aún las nuevas declaraciones homófobas de Reig Plá y del Obispo de Getafe

El PSOE de Alcalá ha querido manifestar su más absoluto rechazo a la carta que el Obispo de la ciudad, Juan Antonio Reig Plá, emitió el pasado lunes conjuntamente con el Obispo de Getafe. En dicha nota, el Obispo de Alcalá cuestiona y critica abiertamente la Ley de Protección Integral del Colectivo LGTBI.

La Ley, aprobada hace poco más de un mes en la Asamblea de Madrid, fue apoyada por todos los Grupos Políticos y representa una garantía de defensa y protección de un colectivo que ha sido tan discriminado.

Según el Secretario de Comunicación del PSOE de Alcalá de Henares, Alberto Blázquez, “vemos con tristeza cómo nuestro Obispo ha vuelto a realizar unas declaraciones homófobas y reprobables, en las que cuestiona una Ley que fue aprobada en la Comunidad de Madrid por todos los Grupos Políticos”.

El PSOE de Alcalá de Henares lamenta que para Reig Plá, proteger al colectivo LGTBI suponga “un ataque a la libertad de expresión” y “un ataque y censura al derecho de los padres a educar a sus hijos según sus propias creencias y convicciones”.

Para Blázquez, “estamos cansados de que Alcalá aparezca en los medios de comunicación por las declaraciones de un Obispo homófobo que, lejos de cesar sus ataques a las personas LGTBI, insiste en pregonar sus mensajes discriminatorios y de censura”.

“Desde el PSOE de Alcalá y desde el gobierno municipal, continuaremos trabajando por la igualdad real, poniendo en marcha las medidas para la defensa y promoción del colectivo LGTBI recogidas en nuestro acuerdo de gobierno con Somos Alcalá e Izquierda Unida”, afirma el socialista.

Por otra parte, según Blázquez, es necesaria una reacción por parte de Partido Popular y Ciudadanos de Alcalá de Henares: “nos sorprende que ni PP ni Ciudadanos hayan condenado estas afirmaciones que se suman a la triste y larga lista de declaraciones que el Obispo ha hecho en los últimos años. Deseamos que PP y Ciudadanos condenen las declaraciones y que no sean cómplices de las mismas”.