El Obispado de Alcalá ha publicado en su web el siguiente comunicado:

  1.  Mons. Juan Antonio Reig Pla, tras visitar y orar ayer en el campo de exterminio de Auschwitz con ocasión de la Jornada Mundial de la Juventud, ha tenido conocimiento por la prensa que «la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Madrid ha confirmado la inadmisión de la querella interpuesta» contra su persona, con ocasión del ejercicio de su ministerio como Obispo de Alcalá de Henares enseñando la Doctrina Católica en lo que se refiere alcrimen abominable del aborto (Cf. Concilio Vaticano II, Gaudium et spes, 51) y la legislación inicua que lo ampara (Nota de Mons. Reig sobre el aborto: «Llamar a las cosas por su nombre. Un verdadero reto para los católicos», 24-9-2014).
  2.  Mons. Juan Antonio Reig da gracias a Dios por esta resolución que no solo viene en defensa de la «libertad de expresión» y de la «libertad de cátedra», sino, sobre todo, en defensa de la «libertad religiosa» bien entendida a la luz de las Sagradas Escrituras, de la Tradición y del Magisterio; libertades que algunos lobbys y medios de comunicación parecen querer cercenar a toda costa. Por otra parte conviene recordar que, siguiendo una estrategia de acoso y desgaste bien planificada, en los últimos años son varios los obispos que han sido perseguidos, e incluso denunciados, por enseñar la Doctrina Católica sobre este u otros temas considerados como “políticamente incorrectos”.
  3.  El señor Obispo también quiere dar las gracias a todas las personas e instituciones que han tenido a bien mostrarle su cercanía espiritual y apoyo. Monseñor Reig también quiere dejar  constancia, de nuevo, de su amor y respeto a todos los hombres y mujeres, incluidos los que discrepan del Magisterio de la Iglesia Católica, y  por ello les brinda su ayuda y la de la Iglesia en orden a superar, a la luz de la Doctrina Católica, sus posibles dificultades.
  4. Mons. Reig desea subrayar, nuevamente, que sus afirmaciones sobre el aborto, u otras, las realiza siempre con respeto y amor en Cristo a todas las personas; es necesario distinguir entre el amor al pecador y la denuncia del pecado. En todo caso, con el Santo Padre, el Papa Francisco, Mons. Reig no renuncia a prestar su voz al Magisterio de la Iglesia Católica, cuando ésta se refiere a la sangría horrenda de «los niños asesinados antes de nacer» (Papa Francisco, 25-11-2014) como un crimen abominable (Cf. Concilio Vaticano II, Gaudium et spes, 51), como un «continuo holocausto de vidas humanas inocentes» (San Juan Pablo II, 29-12-1997).
  5.  Finalmente, este Obispado invita a todos los católicos a orar por la libertad religiosa en España y por todos aquellos que – sin juzgar su intención – persiguen a los Obispos por enseñar la Doctrina Católica.