A lo largo de todo el año se producen en España miles de abandonos de animales. Esta cruel injusticia experimenta un crecimiento exponencial durante la primavera y el verano, multiplicando el número de ejemplares de todo tipo que quedan desamparados.
Además de constituir una práctica inaceptable para una sociedad civilizada, el abandono de animales puede representar un serio problema para la seguridad y la salud pública. En los últimos años a las especies tradicionalmente domésticas que se abandonan a su suerte se han ido sumando otras procedentes de ecosistemas salvajes y exóticos cuya presencia incontrolada en los hábitats naturales de nuestro entorno puede generar serios problemas que inciden directamente en el equilibrio de los mismos.
El abandono de animales puede ser considerado como un tipo de maltrato. En este sentido es oportuno señalar que el maltrato animal es un delito tipificado en nuestro código penal para el que se prevén fuertes multas e incluso prisión.
En ocasiones bastaría con observar algunos pequeños consejos basados en el sentido común para evitar que este tipo de situaciones se produzcan. Conocer e incidir en las causas que provocan la mayoría de los abandonos de mascotas puede ayudar en esta tarea de concienciación y responsabilidad frente esta lacra social.

Existen muchas razones que pueden explicar –jamás justificar- el abandono de un animal. Algunas de ellas tienen que ver con la aparición de camadas indeseadas, con el fin de la temporada de caza o incluso con la pérdida de interés por los animales que han compartido buena parte de sus vidas con sus dueños. Otras también están relacionadas con problemas económicos de los propietarios de estas mascotas.
Ante estas situaciones la prevención y la toma de conciencia resultan fundamentales. Una buena educación en el cuidado y el respeto por los seres vivos también resulta muy eficaz. Para ello los propietarios de animales cuentan con la ayuda de las asociaciones protectoras y de las administraciones públicas. Estas entidades ofrecen toda la información oportuna y ponen al alcance de los propietarios de mascotas los medios necesarios para evitar su abandono.
Algunos consejos útiles tienen que ver con la posibilidad de esterilizar a los animales, identificarlos correctamente y asimilar que se trata de seres vivos que no pueden percibirse como juguetes o regalos. Sin embargo, lo más importante es detenerse a pensar en todas las implicaciones que conlleva la llegada de un animal a nuestro hogar antes de aceptarlo. Seamos responsables.