Esta mañana en la Huerta del Obispo del Palacio Arzobispal se ha vuelto a reproducir la ya tradicional suelta de ejemplares de cigüeñas recuperadas de diversas patologías y acondicionadas para volver a su medio natural por parte del Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat (GREFA).

Al acto ha asistido un grupo de niñas y niños que participan en el Programa “Abierto para Jugar” en el CEIP Cardenal Cisneros acompañados por Alberto Egido, concejal de Medio Ambiente; Diana Díaz del Pozo, concejal de Educación y varios miembros de GREFA.

Estas jóvenes cigüeñas que ahora se ponen en libertad han sido recogidas y recuperadas, tras su paso por el Hospital de Fauna Salvaje de GREFA, de sus caídas de los numerosos nidos que pueblan los tejados de muchos edificios en Alcalá. En la recogida de estos ejemplares juega un papel muy importante la colaboración de la ciudadanía a través de sus avisos y alertas. También es muy destacable el trabajo especializado que se lleva a cabo por parte de las patrullas de la Policía Local.

Para Alberto Egido, “el acto de suelta de estos ejemplares de Cigüeña blanca constituye un símbolo del compromiso que cualquier ciudad debe tener con el cuidado y la protección de su fauna autóctona. Una responsabilidad de todos y todas que trasciende el hecho de la recuperación puntual de unos animales para ir más allá, incidiendo en la necesidad de respetar a todos los seres vivos como elemento de distinción de una sociedad avanzada y humanizada”.
La recuperación de este auténtico emblema natural de Alcalá de Henares es una de las cuestiones en las que el Ayuntamiento complutense colabora estrechamente con esta organización no gubernamental y sin ánimo de lucro que desde 1981 se constituyó como asociación para el estudio y conservación de la naturaleza. Gracias a este apoyo mutuo es posible recibir asesoramiento en materia de fauna, así como dispensar atención veterinaria a todos aquellos animales silvestres recogidos en nuestro municipio. Además de las cigüeñas, GREFA realiza el seguimiento de la colonia de cernícalo primilla que anida en Alcalá de Henares.

Buena muestra de la relevancia de estas zancudas que hoy han vuelto a su medio natural es su presencia en el casco histórico de nuestra ciudad en el que hay censadas  más de 120 parejas reproductoras.