Ante la aprobación por parte de la Mancomunidad del Este del modelo de gestión y tratamiento de residuos del Complejo Medioambiental de Reciclaje de la Mancomunidad del Este, así como su ubicación en Loeches, el Partido Popular de Alcalá de Henares ratifica su postura favorable a propiciar una solución social, jurídica y técnicamente viable para la gestión de los residuos urbanos que generan la treintena de municipios de la Mancomunidad, que hoy vierten sus basuras en el vertedero de Alcalá.

“Nos tenemos que felicitar por el nuevo paso dado –ha manifestado Marcelo Isoldi, concejal del PP portavoz en materia de Medio Ambiente-, ya que es imprescindible para cerrar en 2018 el vertedero de Alcalá de Henares, que durante más de 35 años ha sido utilizado por los municipios de la zona hasta llegar al máximo de su capacidad”.

Isoldi ha puesto en valor la flexibilidad del proyecto desde su planteamiento, que se ha ido modificando en función de acuerdos políticos y de las necesidades técnicas y legales; es decir, “en todos estos años ha ido evolucionando, atendiendo a los criterios y necesidades de los municipios de la Mancomunidad”.

Aún así, hace poco más de un año y justo antes de las elecciones municipales, el hoy alcalde socialista de Alcalá y presidente de la Mancomunidad se dedicó –ha recordado el concejal popular- a “encabezar la oposición a la planta de residuos en Loeches con el objetivo de paralizar, por su interés político en ese momento, una infraestructura imprescindible para poder cerrar el vertedero de Alcalá”.

Por ello, “es de agradecer que Javier Rodríguez haya cambiado su actitud y haya promovido su aprobación y próxima construcción en Loeches, tal y como ya se acordó en 2011”, ha añadido Isoldi.

Sin embargo, “lamentamos que el alcalde de Alcalá y presidente de la Mancomunidad del Este haya hurtado el debate político tanto en el Pleno del Ayuntamiento complutense como en el seno de la propia mancomunidad, donde sus propios compañeros de partido se han manifestado en contra”, ha dicho.

Quizás lo que Rodríguez Palacios haya querido evitar es que consten en acta sus más que evidentes “discrepancias” en este asunto con sus socios de Somos Alcalá “que, recordemos, gestionan la concejalía de Medio Ambiente”, ha concluido Isoldi.