Un verano más varias familias complutenses acogen durante la época estival a jóvenes procedentes de los campos de refugiados situados en el Sáhara. En esta ocasión un total de 22 niñas y niños, con edades comprendidas entre los 9 y los 11 años, pasarán sus Vacaciones en Paz en nuestra ciudad a lo largo de los dos próximos meses.

La iniciativa, que se este año cumple su 14ª edición en Alcalá de Henares, representa una excelente oportunidad para que las pequeñas y pequeños disfruten de un periodo de tranquilidad y bienestar lejos de las durísimas condiciones de vida de los campos de refugiados de Tindouf, lugar de procedencia de todos ellos. Gracias al programa Vacaciones en Paz, estos invitados tan especiales reciben también atención sanitaria en aquellas especialidades a las que habitualmente no tienen acceso como analíticas generales para determinar su estado de salud, revisiones dentales, oftalmológicas, etc.

La generosa participación de varias familias de Alcalá de Henares en el Programa hace posible que esta propuesta humanitaria se mantenga en el tiempo año tras año. Por su parte el Ayuntamiento de Alcalá de Henares participa también en este importante proyecto de acogida temporal mediante la aportación de una subvención de 10.000 euros que se destinan a sufragar los gastos del viaje principalmente.

La situación extrema por la que atraviesan desde hace décadas las personas que sobreviven en los campos de refugiados se ha venido agravando paulatinamente. De hecho, en los últimos años los programas de ayuda promocionados por la UNESCO y la UE se han visto reducidos considerablemente, también las aportaciones de los denominados “países donantes”. En este contexto todas las intervenciones de apoyo al bienestar del pueblo saharaui resultan de capital importancia.

Para Javier Galán, concejal de Derechos Humanos y Cooperación al Desarrollo, “este es un ejemplo más de la generosidad de la ciudadanía en Alcalá de Henares, que con su aportación y cariño permite que cada año un grupo de niñas y niños puedan disfrutar de unas condiciones de vida en consonancia con lo que merece y debería poseer cualquier menor en el mundo. Esperamos que dentro de poco tiempo puedan disfrutar de unas vacaciones en paz en un Sahara libre e independiente”.

El alcalde complutense, Javier Rodríguez Palacios, por su parte ha agradecido a la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Alcalá de Henares “el esfuerzo, el cariño y la dedicación que ponen cada año en posibilitar que estos niños y niñas disfruten de unas buenas vacaciones en la ciudad de Alcalá. Desde la Administración debemos fomentar la continuidad de este programa y animar y apoyar a los miembros de esta Asociación para que sigan pudiendo llevar adelante sus proyectos”.