Escrito por Rosa María García y publicado en la información de Madrid el 6 de Octubre de 1994.

El municipio se siente discriminado con la comarca de Guadalajara por las cuotas de abastecimiento

El enfrentamiento que mantiene Alcalá de Henares con Guadalajara por las cuotas del agua ha llevado al Consistorio complutense a adoptar medidas urgentes que eviten las posibles situaciones de escasez de suministro, que dependen de la Mancomunidad de Aguas del Sorbe (MÁS).

Mientras que Alcalá quiere que la asignación de caudales se corresponda con las aportaciones económicas anuales que hace cada municipio -cerca del 60 por ciento proceden de esta localidad-, Guadalajara exige que se mantengan las viejas cuotas que recogían sus estatutos, por los cuales el 56 por ciento del caudal que se suministra corresponde a la ciudad alcarreña.

En medio de esta disputa, el Ayuntamiento de Alcalá ha decidido solicitar al Canal de Isabel II la conexión de su red de abastecimiento de agua con la ciudad. El alcalde de la localidad Florencio Campos, ha asegurado que dicha conexión se producirá cuando el Canal finalice las obras de los depósitos del Cerro del Viso. Esta infraestructura servirá también para abastecer a otras localidades de la comarca, como Torres de la Alameda y Santos de la Humosa.

 

Discrepancias

La decisión de conectar con el Canal ha sido entendida por IU como una “vía de escape”. Para Joaquín Arias, concejal de la coalición, queda demostrado ante los ciudadanos que la inversión de cerca de 1.000 millones de pesetas que el Ayuntamiento hizo en una estación de presurización y en un anillo perimetral no parece que vayan a dar buenos resultados.

“Lo que tiene que hacer el equipo de gobierno es hacer funcionar la estación y el anillo, poner las válvulas que hagan falta y sanear la red del casco interior”, señala el edil izquierdista. “De lo contrario -continúa-, nos encontraremos en la disyuntiva de que tenemos los depósitos de Meco a rebosar, nos envían más agua de la que necesitamos y el agua no llega donde es necesario por falta de infraestructura”. A juicio de Arias, la presión a la que se va a someter a las tuberías va a ocasionar muchas averías.

Esta afirmación ha causado risa en el concejal de Urbanismo, Crescencio Vicente, quién considera que Alcalá tiene las infraestructuras adecuadas para abastecer a la población. “Otra cosa es que los depósitos no reciban el agua que se necesita para el consumo”, afirmó. “Aportamos más del 60%, por lo que nos corresponde igual cantidad. Si MÁS no nos lo abastece, buscaremos el agua donde sea”, concluyó.