Fotografía de Ricardo Espinosa Ibeas

Fotografía de Ricardo Espinosa Ibeas

Realmente pensaba haber titulado mi articulillo  como “de Dictaduras”, pero creo que es más apropiado – de momento- haber utilizado el texto que reza en la parte superior.

También, y haciendo gala de mi habitual pedantería, pensaba haber hecho una introducción hablando sobre las purgas de Stalin, purgas que se llevaron por delante cerca de un millón de almas – amén de otras muchas víctimas de toda índole-, y que tuvieron su epicentro de actuación en la lejana Siberia, y que hicieron posible que el Georgiano se situe en el grupo de cabeza de grandes genocidas de la historia, algo que siempre es ocultado de manera deliberada por la demagógica propaganda de la izquierda.

He considerado que – de haberla hecho así- la entradilla habría sido dura y a lo mejor hasta exagerada, máxime teniendo en cuenta, que los que realmente saben de Ciencia Política, sitúan a los que yo llamo “la tropa del coleta” en una línea ideológica próxima al Trotskismo, habiendo sido estos,  – los trotsquistas- precisamente los purgados –  al menos una parte importante de ellos-.

Creo que todavía es pronto para hablar de dictaduras, y  tenemos que otorgar al “chico del San Gabriel” así como a “la tropa del coleta”, el beneficio de la duda.

Pero sí que me permito utilizar el término Totalitarista – el totalitarismo es uno de los pilares sobre los que descansa cualquier dictadura que se precie-  sobre el ejecutivo local, ya que la gestión y elaboración de los Presupuestos de mi pueblo, no permite otra interpretación.

Totalitarismo es pasarnos casi 4 años sin presupuestos y sacarlos adelante en dos semanitas.

Totalitarismo es gastar 635.000 lereles en publicidad institucional, porque “los logros hay que venderlos “– ya lo dice el refrán……. “otro vendrá que bueno te hará”-, y mientras tanto la ciudad abona una cantidad estratosférica de dinero en intereses de la abultada deuda que acumulamos, amén de otras muchas lindezas.

Totalitarismo es gastar 212.000 lereles en “transformación social” ¿Alguien podría explicarme qué coño es la transformación social? ¿Es un extraño procedimiento químico por el que las familias necesitadas pasan a nadar en la abundancia?

Totalitarismo es reducir el capítulo de mantenimiento de las calles, cuando numerosas arterias de la ciudad piden a gritos una capa de Asfalto – la Plaza de Cervantes inclusive, teniendo destrozado el firme en la cara del Círculo de Contribuyentes –

Totalitarismo es subir el recibo del I.B.I a numerosas Pymes locales provocando que numerosas de estas pequeñas empresas se vean abocadas a buscar financiación externa para poder costear las numerosas “chulerías de nuestros políticos locales”

Y lo peor de todo, TOTALITARISMO es aprobar un PRESUPUESTO – que puede convertirse en el de “la legislatura”–  por COJONES, con un procedimiento de urgencia que podría tildarse de alevoso si hablásemos en términos penales, y que en ningún caso ha permitido ni el diálogo, ni la negociación.

Empiezo a pensar que la entradilla comparativa con la que pensaba iniciar mi perorata no estaba tan descaminada, pero bueno……….. Tiempo al tiempo.

Lo de siempre

Tenemos lo que nos merecemos.

El Alcalaíno Impenitente