Según una nota de prensa emitida por la Asociación Simbiosis, durante las últimas semanas, Alcalá de Henares se ha convertido en el espacio de referencia de experiencias e iniciativas de transformación social, mostrando las potencialidades de un modelo social y económico que ponga en el centro a las personas.

Como encuentro final de las Jornadas de Educaciones Alternativas “De oca a oca, y aprendo porque juego”, el martes 17 de mayo se celebró la mesa redonda “Sin diferencia no estamos tod@s: Diversidad funcional” en la que se debatió sobre las vías para una renovación educativa que impulse la inclusión de peques con diversidad funcional en las escuelas, facilitando la aceptación y normalización de estas realidades.

Por otro lado, las monedas sociales inundaron la ciudad, mostrando las potencialidades de su uso en proyectos de inclusión social, dinamización comunitaria, desarrollo local y sostenibilidad medioambiental. Así, entre el 16 y el 22 de mayo, se organizaron diversas actividades y ponencias relacionadas con las monedas sociales, redes de trueque y bancos del tiempo, culminando el fin de semana con el V Encuentro Estatal de Monedas Sociales.

Diversos grupos de consumo y cooperativas de productos ecológicos de nuestra región, se dieron cita el viernes 20 de mayo en la mesa redonda “El Consumo Responsable como herramienta transformadora del territorio”, dentro de las I Jornadas sobre Biodiversidad, Territorio y Paisaje de Alcalá de Henares, donde se debatió acerca del papel de estas iniciativas en el cambio del actual modelo agroalimentario insostenible ambiental, social y económicamente.
Como cierre de esta gran semana, el domingo 22 de mayo la plaza de Cervantes fue el escenario de lujo que acogió la I Feria de Economía Social y Solidaria de Alcalá de Henares. Un gran número de complutenses y visitantes se acercaron a conocer algunas de las cincuenta iniciativas alternativas sobre energía, finanzas, seguros, educación, artesanía, comunicación, alimentación o vivienda, entre muchas otras, que tienen en cuenta a las personas, el medio ambiente y el desarrollo sostenible y sustentable por encima de otros intereses. Durante la jornada, también los más pequeños contaron con su espacio: pudieron aprender en el juego sobre consumo responsable “Un menú para el mundo”, disfrutar de un espectáculo de circo y desarrollar su potencial creativo en un taller de artesanía. Una larga jornada festiva en la que se hizo patente cómo el consumo es una herramienta de apoyo fundamental para el cambio y la transformación social.