El alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios, la concejal de Educación, Diana Díaz del Pozo, y la concejala de Igualdad y Seguridad, Yolanda Besteiro, han participado esta mañana en un acto organizado en el Día contra el Acoso Escolar, que ha consistido en una suelta masiva de globos desde los centros educativos y en la lectura de un manifiesto, que se reproduce a continuación.

MANIFIESTO CONTRA EL ACOSO ESCOLAR.

La violencia se manifiesta en nuestra sociedad de muy diversas formas, y los centros educativos no están exentos de esta realidad.

Una de las expresiones de violencia que como miembros de la Comunidad Educativa más nos preocupa, es la que se refleja en forma de acoso escolar. Este acoso no siempre es visible, sino que permanece silenciado o latente debido a que las personas que lo observan permanecen impasibles ante el sufrimiento de quienes lo padecen.

El acoso puede mostrarse de muchas formas: como agresión verbal, hostigamiento, agresión física, aislamiento social entre otras; todas ellas son formas de violencia que no tienen cabida en nuestro entorno escolar, ya que representan una falta de empatía, solidaridad y tolerancia, valores contrarios a los que queremos que imperen en nuestros centros educativos..

El acoso no es algo nuevo, pero la sensibilidad ante el mismo cambió a partir del año

2004 con el caso de Jokin, lo cual dio lugar a numerosos estudios como el Estudio Cisneros sobre Violencia y Acoso Escolar en España llevado a cabo en el 2005, en el que se encuestó a casi 25.000 escolares de toda España y que puso de manifiesto que 1 de cada 4 escolares era víctima de violencia y acoso escolar. Un estudio reciente del 2015 revela que esta cifra ha variado positivamente, siendo en la actualidad un 9,3% de los alumnos los que sufren este tipo de violencia.

Estos datos nos indican que es necesario seguir trabajando para erradicar esta lacra social. Es por ello que la celebración de este día es un paso más para concienciar a todas las personas de que las aulas deben contribuir a eliminar los valores más negativos de nuestra sociedad y cultivar valores como la empatía que nos ayuden a ser más sensibles ante el daño que se hace a los demás, bien sea físico o psicológico.

Tenemos que ser conscientes de que ante un caso de acoso, no sufre solo el acosado, sino que sufren todos los que están a su alrededor, y hasta el acosador es parte de un problema social, ya que los acosadores suelen ser personas que tienen graves dificultades en su entorno socio familiar.

Con este día, por tanto, queremos que todos reaccionemos ante los casos de acoso para evitar el sufrimiento de aquellos que lo padecen, y queremos también que los miembros de la sociedad en su conjunto no sean meros espectadores, sino que se conviertan en agentes activos que denuncien estas situaciones para poder evitarlas.

El acoso, por tanto, es un problema de todos, si lo conoces y lo consientes te conviertes en cómplice del mismo.

En el ámbito escolar este es un objetivo primordial que trabajamos día a día a través de una educación en valores de respecto, igualdad, solidaridad y compañerismo. Hagamos que toda la sociedad participe y nos acompañe en este objetivo para que dentro de un tiempo podamos hablar en pasado, y entre todos construir un futuro mejor.