El Sindicato C.G.T ha emitido el siguiente comunicado de prensa saliendo al paso de las declaraciones efectuadas por Javier Rodriguez Palacios en un semanario local:

Por desgracia, no podemos estar más de acuerdo en las afirmaciones hechas por el señor alcalde al calificar de  “auténtica vergüenza lo que después de unos meses de gobierno hemos encontrado en materia de seguridad laboral”. Y aun más cuando dice que “…recursos humanos es otra de las asignaturas pendientes de este ayuntamiento para poner orden a la gran cantidad que hay de  diferencias, de organigramas y de cómo funcionan los recursos humanos fruto del desorden que ha habido en los últimos años”.

Como él mismo reconoce “algunas cosas ya transcendieron años pasados…”, esto es, cuando estaban  en la oposición. Y precisamente por esto hasta ahí  llega toda nuestra supuesta concordancia.

Que la prevención en este ayuntamiento es algo deplorable, abandonado, ninguneado es algo que esta sección sindical lleva años denunciando, tanto en los medios de comunicación como en los organismos oficiales y tribunales correspondientes. Y que no se han tomado medidas al respecto nunca ante tales denuncias, es algo que, por fin, queda en evidencia. Cierto es que fue el anterior equipo de gobierno del PP el que, con 12 años al frente de este ayuntamiento, ha permitido, a pesar de las voces discordantes e incomodas de CGT, que lleguemos a la situación actual, la cual ha supuesto daños tanto personales como materiales y sociales. Pero no es menos cierto, y basta con mirar en archivos, registros y demás “hemeroteca” que la situación ha sido puesta siempre en conocimiento tanto de gobierno como de oposición, a través de los distintos foros en los que se ha podido debatir, además de medios de comunicación y escritos directos.

Y si hablamos de la situación en Recursos Humanos,  no sólo hemos hecho notar y hemos denunciado infinidad de irregularidades, discriminaciones y tratos de favor a lo largo de todos estos años, sino que ello nos ha llevado más de una vez, desde la humilde condición de esta sección sindical, a llevar a los tribunales aquellos casos que hemos podido, con resultado casi siempre de que éstos nos han dado la razón. Y ello con, en ocasiones, el rechazo de nuestros propios compañeros, que no han sabido entender la justicia de la acción, acostumbrados durante años a los tejemanejes que otros, (sindicatos incluidos…), les han hecho creer que eran lícitos, lógicos y “merecidos”.

Ahora bien, estando de acuerdo como decimos en el análisis, creemos que hacer un comunicado y reconocer la situación, no basta. Y mucho menos, atajarla con la contratación “a dedo” de una persona que, si bien tiene un perfil excelente para hacer de capitán, parece que a va a tener a los mismos tripulantes a su cargo. Pensamos que, en primer lugar se deben tomar medidas con los responsables de que la situación actual sea la que es, los cuales por supuesto, no son solo políticos. Nos referimos a toda esa escala jerárquica que, durante años, se ha estado llenado los bolsillos por decisión expresa del político de turno, pero no ha tenido la capacidad de gestionar debidamente, por acción o inacción, llevándonos a la situación actual. Recordamos que los puestos de máxima categoría (direcciones de Área) son de libre designación, y resulta “curioso” que ante un relevo político y la situación detectada, sigan siendo los mismos. No decimos que todas las personas que ocupan puestos de esas categorías sean de la misma condición, pero al menos en las dos áreas que nos atañen ahora (Prevención y Recursos Humanos), no parecen merecedores ni de seguir ni de irse de rositas.

En cuanto al nombramiento de un Coordinador General de Recursos Humanos y Prevención, creemos que no hace sino ahondar en lo que decimos, quedando en evidencia la “inutilidad” de los hasta ahora  responsables. Y en cuanto a la forma de su contratación, pensamos que se tienen  que hacer siempre  respetando la legalidad y los preceptos que determina el Estatuto Básico del Empleado Público en cuanto al Personal Directivo, Artículo 13.2 “Su designación atenderá a principios de mérito y capacidad y a criterios de idoneidad, y se llevará a cabo mediante procedimientos que garanticen la publicidad y concurrencia”.  Una vez más, encontramos que no se da la posibilidad a toda la ciudadanía de ejercer, optando por lo conocido o de la “propia cuerda”…como si esto no  nos hubiese traído ya bastantes problemas.  Mientras que se habla de recortes salariales, de ajustes presupuestarios y de falta de personal en algunos  servicios al ciudadano, se va a pagar un sueldo de 60.000€ a una persona elegida “a dedo”, cantidad nada desdeñable a sumar a los sueldos que, parece, van a seguir cobrando personas, también elegidas “a dedo”, por ser  responsables del estropicio…